martes, 9 de abril de 2019

MARIANA DE LA CUEVA, UNA PINTORA MÁS EN EL PRADO

Gracias a una económica adquisición (1.200€) el Museo Nacional del Prado ha incorporado un nuevo nombre -Mariana de la Cueva- a su elenco de pintoras, hecho que por sí mismo constituye una buena noticia ya que su presencia permite ir colmatando las lagunas que ha ido dejando la Historia del Arte, y en concreto la de la Pintura, en relación con la presencia/ausencia de mujeres en su recorrido.

LA OBRA
San Francisco arrodillado en meditación
Óleo sobre lienzo, 137 x 101 cm.
Hacia 1664
Mariana de la Cueva. S. Francisco en meditación, h.1646 MNP

El santo, Francisco de Asís (1182-1226), canonizado en 1228, se convirtió en modelo de la contrarreforma por sus principios de penitencia y arrepentimiento. Según Pacheco, el Greco fue "el mejor pintor deste Santo que se hubiera conocido en este tiempo... porque se conformó mejor con lo que dice la historia [...] lo vistió, ásperamente, de xerga basta como recoleto...” (Arte de la pintura - 1649). San Francisco es probablemente el personaje que con mayor frecuencia salió de las manos y el taller de El Greco gracias a los modelletos que el pintor conservaba y que le permitían crear réplicas ajustadas al modelo, tal como el propio Francisco Pacheco cuenta que vio al visitar su estudio en 1611.

Mariana de la Cueva sigue el conocido modelo de San Francisco en meditación de El Greco, en su obra vemos al santo de cuerpo entero que se encuentra arrodillado ante una imagen escultórica de Cristo crucificado que se apoya en una calavera en posición horizontal, sobre una piedra que cumple la función de pequeño altar en la que también vemos un libro de oraciones de gruesas tapas con dos cierres, uno de ellos abierto.

La luz ilumina el rostro y las manos del santo cruzadas en el pecho, manteniendo los dedos en una posición que nos resulta bien conocida del pintor de Creta.  En la esquina inferior derecha aparece el papel con la firma  que, por mantener la fidelidad al modelo, reproduce en primer lugar el nombre del pintor griego e inmediatamente debajo el de la autora.
A pesar de que la imagen no permite distinguir de un modo nítido toda la inscripción, es posible leer en la parte superior del papel al menos el nombre "Dominicos", que indudablemente corresponde al del pintor griego. En la parte inferior se puede ver la firma de la pintora y la fecha de realización:

D. m ana de la cueba / y barradas fac / año de 16[6]4
Sobre la primera "m" aparece un signo de abreviatura por lo que ha de entenderse como "maría".

A pesar de que se conocen múltiples versiones salidas del taller del Greco, la obra de Mariana de la Cueva se distingue de todas las conocidas por la diferente terminación elegida en la parte superior del cuadro- Ella dispone la entrada de luz en un apertura situada en el ángulo superior izquierdo pero en todas las obras del Greco y sus versiones aparece en el ángulo superior derecho, mientras en el izquierdo figura un ramillete de hojas de hiedra de mayor o menor volumen, motivo vegetal  que es otro elemento diferenciador ya que no es reproducido en la versión de la pintora. .
 San Francisco en meditación - Mariana de la Cueva
1                                                                                 2
  3                                                                                  4    
1. El Greco. MBA Bilbao. 2. Meadows Museum, Dallas. 
3. Museo diocesano de Vitoria. 4. Fine Arts Museum, San Francisco.

En las cuatro versiones seleccionadas, consideradas de la mano del pintor cretense, podemos ver las características comentadas respecto a los detalles vegetal y de luz de los extremos superiores del cuadro. Tampoco es visible en la versión de la pintora, o al menos no lo es de forma notoria, la marca de papel que sobresale del libro de oraciones en las versiones grequianas.

  San Francisco                                    Bilbao                                        M. de la Cueva

En todo caso  a pesar de que no se puede poner en duda la identidad del modelo, lo cierto es que la pintora no parece querer hacer una copia exacta del mismo sino más bien una interpretación personal que, sin salirse del modelo, nos permite ver un tratamiento diverso que afecta no solo a los detalles comentados sino a la propia imagen del santo cuya figura apenas inclina el cuerpo hacia adelante y su rostro en lugar de seguir el prototipo, se distancia de los rasgos grequianos.


MARIANA DE LA CUEVA Y BARRADAS
Guadix - Granada. Activa entre 1636 y 1664

Tanto la entidad vendedora (Albalarte) como el propio Museo del Prado aluden a Palomino ("El museo pictórico y escala óptica" 1715) como referencia para identificar a la pintora.


Mención de Palomino

A pesar de que ella firma la obra como "Mariana de la Cueva y Barradas", Palomino la nombra con los dos apellidos del padre y el de la madre: "de la Cueva Benavides y Barradas" lo que coincide con los documentos genealógicos que hemos consultado. 

En la búsqueda de este personaje hemos encontrado documentos en los que figura el nombre de la pintora, tanto en el Archivo Histórico Nacional (AHN: OM. Casamientos. Calatrava, Exp. 205. Mariana de la Cueva Barradas. Pruebas para contraer matrimonio con Pedro Ostos de Zayas), como en el archivo de la Academia de la Historia (RAH: Tabla genealógica de la familia de la Cueva), lo que nos permite situarla en un tiempo, un lugar y una saga familiar concreta.

Mariana, es hija de D. Pedro de la Cueva Benavides caballero de la orden de Calatrava y Juana María Barradas, ambos de Guadix. A juzgar por los datos de la tabla genealógica de la RAH tiene solamente una hermana de nombre Catalina. 
Tabla genealógica de la familia de la Cueva, señores de Jarafe. (S.a.) RAH

De las dos hermanas, una, Catalina, [Dª Catª Monja en Sº de Guadix] se dedica a la vida religiosa ingresando en un convento de de Guadix, probablemente las comendadoras de Santiago, mientras que Maríana  [Dª Mariana de la Cueva casó en Granada con D.Pº Ostos de Zayas, cavº de la Cª - sin sucesión] contraerá matrimonio en Granada -para lo que realizará las pruebas correspondientes en 1636- con D.Pedro Ostos de Zayas, del hábito de Calatrava, tal como figura en el documento consultado. El nombre del marido no coincide totalmente con el que Palomino menciona, "Francisco de Zayas" ni consta en los documentos consultados que Mariana tuviera tres hermanos "Cavalleros de Abito" de la orden de Calatrava, como afirma el tratadista.

Habrá que esperar a que el Museo del Prado culmine la tarea comenzada con la adquisición de esta obra y lleve a cabo su restauración y el correspondiente estudio técnico, así como las investigaciones que nos lleven a saber algo más de esta singular pintora. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario