domingo, 16 de diciembre de 2012

RETRATO DE GIAMBATTISTA CASELLI: OTRO "ANGUISSOLA" EN EL MUSEO DEL PRADO

Pocas veces se tiene la ocasión de asistir al redescubrimiento de una pintura y a todo el proceso que conlleva: investigación, documentación, limpieza, restauración, por no hablar de lo más prosaico,  subasta, adjudicación y posterior venta a un gran Museo. He tenido la suerte de conocer el camino recorrido por una obra de Sofonisba Anguissola desde la Sala de Subastas Segre hasta su reciente adquisición por el Museo del Prado y que ahora me dispongo a compartir a través de este blog.

IDENTIFICACIÓN Y DOCUMENTACIÓN

Bajo el título "Escritor místico" la sala de subastas Segre ofrecía este lienzo (85 x 71 cm), en su subasta de pinturas del mes de febrero de este año,  catalogado como escuela italiana de finales del XVII, con un precio de salida de 1.800€.


La obra que denotaba una clara ampliación y algunos repintes debió llamar la atención del director de la galería Caylus de Madrid, que movido seguramente por indicios de una posible identificación, decide adquirirla e inicia un proceso de limpieza y restauración, además de la búsqueda de documentación que les permita ratificar su primera intuición sobre la autoría de la obra.

La galería Caylus, especializada en pintura antigua española e italiana  y en arte latinoamericano, es uno de los patrocinadores de la Fundación Amigos del Museo del Prado.

Es probable que una primera pista para su identificación pudiera derivar de la marca de colección que puede verse en la parte baja de la obra, característica de la colección Altamira, que utiliza el tipo de numeración en blanco flanqueada por dos cruces, ("Los números y marcas de colección en los cuadros del Museo del Prado" María López-Fanjul Díez del Corral y José Juan Pérez Preciado.


En 1856 el retrato aparece en el Catálogo de José Madrazo como obra de Sofonisba Anguissola procedente de la Colección Altamira, con la peculiaridad de que en el propio catálogo aparece una rectificación en relación con la identidad del personaje retratado a quien erróneamente se había considerado San Pedro por aparecer con unas llaves, resultando ser "el poeta Caselli" cuyo nombre aparece en el canto del libro que está escribiendo.

Rectificación en el Catálogo

Detalle del corte delantero del libro

Un largo camino hasta llegar a la colección de José Madrazo:


El humanista cremonés Francesco Zava menciona este retrato en 1569 hablando de la participación de las hermanas Anguissola en un  curioso conjunto pictórico cremonés: la serie de retratos de personajes ilustres que adornaban el dormitorio del canónigo Pietro Antonio Lanzoni, Il Tolentino, de la Catedral de Cremona que era una figura principal en la Cremona de la segunda mitad del S.XV, que teniendo que guardar cama por enfermedad, se rodeó de retratos de personajes antiguos y modernos. 

La importancia de Caselli como poeta y medallista, le haría merecedor de formar parte de esa colección y la realización del retrato por Sofonisba no sorprende ya que el Caselli la había celebrado en versos encomiásticos y a él se atribuye la medalla con el perfil de la artista.

Medalla de Sofonisba Anguissola (Sin reverso) British Museum

El retrato del poeta Caselli aparece en el inventario de la Colección  de Angelerio Barbó en Cremona (1614) que señala entre los cuadros "que erano prima di monsig.r Tolentino un ritratto del Casello fatto dalla sig.ra Sofonisba Anguissola"  

El cuadro vuelve a aparecer en la famosa Colección del Marqués de Leganés a mediados del siglo XVII a la que pasa probablemente por compra durante su estancia italiana en el periodo en que fue gobernador de Milán (1635-1641). En el inventario realizado tras la muerte del marqués en 1655 figura:


"257. san Pedro escriuiendo y nrª señora con su hijo y san Juan de mano de una señora Jinobesa, que fue dama de la ynfanta Doña ysabel, de 3 quartas de alto /601v/ y dos terçias de ancho"


La colección, que permaneció unida durante los siglos XVII y XVIII hasta la muerte del tercer marqués de Leganés en 1711 sin descendencia, momento en que pasa, por herencia, a los condes de Altamira, en cuyo poder permaneció hasta la ruina de esta casa a principios del siglo XIX.

En 1833 la colección fue subastada públicamente, a pesar de ello muchas de sus obras actualmente pueden disfrutarse en el Museo del Prado pues son fruto de los regalos que Leganés hizo a Felipe IV y que pasaron a engrosar la colección real.

La obra probablemente fue adquirida en ese momento por José de Madrazo [1781-1859], ya que en 1856, como sabemos, figura en su catálogo, y a su muerte es vendido junto con otros cuadros, tal como refiere F, Sacchi, en su "Notizie Pittoriche cremonesi" de 1872.

Por tanto el el periplo de la obra puede resumirse en los pasos siguientes:
  1. H.1555.- Sofonisba Anguissola realiza el retrato de Caselli  por encargo de Pietro Antonio Lanzoni llamado el Tolentino para decorar su dormitorio junto con otra serie de retratos de personajes ilustres.
  2. 1614.- Se encuentra en la colección Angelerio Barbó. Cremona.
  3. 1635-1641.- Adquirido por Don Diego Mexía de Guzmán y Dávila (h.1580-1655), primer Marqués de Leganés, probablemente durante su estancia en Milán como gobernador.
  4. 1711.- Por herencia, pasa a los Condes de Altamira, en cuya posesión se mantuvo hasta la ruina de esta casa a principios del siglo XIX.
  5. 1856.- Se encuentra en la Colección de José de Madrazo
  6. H.1860 es probablemente vendido pasando a una colección privada madrileña. 
  7. 2012- Febrero, reaparece en pública subasta (Subastas Segre). Adquisición, limpieza y restauración por Caylus.
  8. La obra es depositada en el Museo del Prado en Marzo 2012. Tras su estudio y valoración, es adquirida por Resolución del el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (Mayo 2012) por 60.000€ y asignada al Museo del Prado, donde se firma el Acta de Recepción en Septiembre 2012. 
EL PERSONAJE RETRATADO
El poeta y medallista: Giovanni Battista Caselli


Poco se sabe de la vida de este personaje, cremonés, coetáneo de Sofonisba Anguissola. Las noticias de la época le tienen por poeta, escultor y retratista. Sobre su poesía se conocen algunas composiciones publicadas por Francesco Arisi en su libro “Cremona Literata” entre las se encuentran unos sonetos en alabanza de la Anguissola. No obstante lo que parece que le dio más fama fue su faceta de grabador de medallas entre las que se encuentran la que hizo de sí mismo, la de Maximiliano Sforza y de otros personajes cremoneses, entre los que se encuentra la medalla que se le atribuye de Sofonisba, mencionada anteriormente. 


La medalla con la efigie del Caselli se encuentra en el Museo de Brescia, en este caso se sabe que es de mano del propio Caselli, por algunos versos suyos en la que la menciona. (Portrait medals of italian artists of the Renaissance. G. F. Hill). En el reverso lleva un lema: ET NVLL ASTRINGO ET TVTTO IL MONDO ABRACCIO, que puede darnos la idea del humanismo del personaje.

LA OBRA. PROCESO DE LIMPIEZA Y RESTAURACIÓN 

Como hemos comentado anteriormente, la obra en el momento de la subasta presentaba un cierto deterioro, con evidentes repintes y había sido ampliada completando algunos elementos sobre la mesa que en el original solo se veían parcialmente. La imagen obtenida por rayos x, así como una primera limpieza, permiten verificar esa primera impresión, al mismo tiempo que aparecen objetos importantes para la caracterización del personaje: libros y una esfera armilar, que habían sido cubiertos con el repinte posterior de un crucifijo:


Asimismo vemos como la limpieza saca a la luz un tapete rojo que sobre el que se encuentra el tintero, que es característico de muchas obras de Sofonisba y vemos como las llaves que se encuentran en primer término habían sido ampliadas al igual que el libro en que el poeta escribe, para ocupar la parte de tela que se había añadido.


La obra presenta varios elementos simbólicos que la pintora pone en relación con el personaje retratado:  la imagen de san Juan Bautista en alusión al nombre del poeta; la esfera armilar, símbolo de sabiduría, los libros también relacionados con el conocimiento de la literatura y la poesía, y finalmente las llaves cuyo significado nos es desconocido por la poca información que tenemos del poeta y que, como sabemos, dieron lugar en algunos momentos al equívoco de que fuera tomado por "San Pedro escribiendo sus epístolas".

Una vez terminado el proceso de limpieza-restauración, podemos ver la obra en plenitud tal como fue diseñada y realizada por la pintora, con todos los elementos alusivos al personaje y con la sensibilidad que la caracteriza a la hora de plasmar la personalidad de la persona retratada:



La nueva ficha de catálogo del Museo para la obra:


Nº catálogo:
 P08110
Autor/a:
 Anguissola, Sofonisba
Título:
 Giovanni Battista Caselli, poeta de  Cremona
Técnica:
 Óleo
Soporte:
 Lienzo
Datación:
 1550-1560
Medidas:
 Alto: 77,7 cm.; Ancho: 61,4 cm.
Escuela: 
 Italiana
Tipo objeto:
 Pintura
Ubicación:
 Edificio Villanueva -Taller de                    Restauración 

Ha sido para mí una gran satisfacción el haber podido conocer los avatares de esta nueva adquisición del Museo del Prado de una obra de Sofonisba Anguissola con la que probablemente la pinacoteca reúna no sólo el mayor número sino también algunas de las mejores obras de la pintora de Felipe II.

Su presentación al público podría ser una buena ocasión para realizar una muestra dedicada a la pintora y su tiempo tan ampliamente representado en el Museo del Prado, lo que podría poner en evidencia la influencia y las relaciones, hasta ahora poco estudiadas, de la pintora con otros artistas de su su época.

Agradezco a mi hijo Cano, siempre atento a lo que ocurre en el mundo del arte, que me informara sobre esta reaparición del cuadro de Sofonisba Anguissola y a Cristina Uribe de la Galería Caylus que me aportó la información necesaria para poder reconstruir el camino de la obra hasta su entrada en el Museo del Prado.


Actualización septiembre 2014
La obra restaurada y con su flamante nuevo marco, ha sido expuesta al público en la exposición La belleza cautiva. Pequeños tesoros del Museo del Prado en la sede del Caixaforum de Barcelona (Hasta el 5 de Enero de 2015). La exposición, que reproduce con ligeras variantes la que se celebró en el Museo del Prado bajo el título La belleza encerrada. De Fra Angelico a Fortuny, reúne 135 obras de pequeño formato que habitualmente no se encuentran expuestas.

El poeta Caselli en Caixaforum. Barcelona

En la presentación de la exposición, en la página web del Museo, no se hace ninguna referencia especial a la obra ni a su pintora ni a que es la primera vez que se presenta en una exposición. La única información sobre ella menciona por error que se trata de un "cuadro de devoción":





30. Giovanni Battista Caselli, poeta de Cremona
Sofonisba Anguissola
Óleo sobre lienzo, 77,7 x 61,4 cm
1557 - 1558
Cuadro de devoción



7 comentarios:

  1. Me alegra ver que a Sofonisba se le va situando en el sitioque, por su importancia pictórica, le corresponde.

    ResponderEliminar
  2. Hola Concha, enhorabuena por el artículo. Se sigue con muchísimo interés, como nos tienes acostumbrados, hasta el final felíz para un mejor conocimiento de Sofonisba y para su definitiva ubicación: El mejor de los lugares para una pintura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Concha, he llegado hasta aqui gracias a la recomendación de Antonio, antonioiraizoz. Te felicito por este maravilloso blog que iré leyendo poco a poco, y que desde hoy seguiré con interés.
    Un cordial saludo.
    Mercedes

    ResponderEliminar
  4. La esfera armilar ha sido relacionada con la simbología masónica, y, por extensión, con la actitud racionalista de entender el espacio sideral (el cielo) al modo geométrico antes que según mitos o creencias. ¿Podría ser este el motivo del repinte de la cruz sobre la esfera en el intrigante cuadro de la no menos intrigante Sofonisba Anguissola? ¿Quizás a raíz del Concilio de Trento? El relato que nos brindas de su recuperación es tan apasionante y concienzudo como todo tu blog, del que desde ahora seré fiel seguidor.
    La esfera armilar formó parte del utillaje de muchas escuelas elementales desde mediados del siglo XIX en la medida en que pretendían ofrecer al alumnado un conocimiento del medio (que diríamos hoy) más allá de cualquier adoctrinamiento. Algunos maestros (los de las llamadas escuelas laicas) lo expresaban colocando al frente de sus aulas una esfera y no una cruz.
    Enhorabuena, muchas gracias y felicidades.

    ResponderEliminar
  5. Hola Concha muchas gracias por este gran aporte que me ha servido muchísimo ya que es muy difícil encontrar información de esta artista, me gustaría saber tus datos y si tienes algún correo de contacto para agregarlos a una presentación que haré sobre Sofonisba Anguissola y en la que he incluido mucha información extraída de tu blog, Gracias de nuevo!

    ResponderEliminar
  6. Qué maravilla de artículo. Muchísimas gracias, Concha :)

    ResponderEliminar