jueves, 20 de octubre de 2016

ELENA SANTONJA (1932 - 2016) PINTORA



La pintora madrileña Elena Santonja Esquivias y su hermana Carmen -pintora e inventora de canciones- son bisnietas de uno de los principales pintores del XIX español, Eduardo Rosales Gallinas (1836-1873).

Portada del Catálogo de la Exposición Rosales y sus descendientes. 1966 BNE

La vena artística en la familia que encabeza el  pintor Rosales no procede únicamente de él, a pesar de ser la figura preponderante de la saga, sino que llega por diversos caminos. 

Eduardo Rosales Gallinas se casa con su prima Maximina Martinez de Pedrosa Blanco (1839-1937)  con quien tiene dos hijas a las que apenas llegará a conocer. La mayor Eloísa nacida en 1869 muere a los tres años el mismo año que su padre, y la segunda, Carlota (1872-1958) no había cumplido un año cuando muere el pintor. 
     Retrato de Rosales pintado por Carlota 1890     Retrato de Maximina por Rosales H.1860 MNP


Carlota Rosales Martinez de Pedrosa  seguirá los pasos de su padre en la pintura y gracias al apoyo de su padrino, el pintor Vicente Palmaroli, consigue una pensión especial de ocho mil reales para estudiar en la Academia de España en Roma en 1887.

De su matrimonio tuvo dos hijas. La mayor la perdió siendo ésta muy niña; la segunda,llamada Carlota, nacida poco antes de fallecer su padre, sigue el arte de la pintura; y queriendo el Sr. Moret, entonces ministro de Estado, de cuyo ministerio depende la Academia de España en Roma, honrar la memoria del insigne autor del Testamento de Isabel la Católica, concedió a la entonces muy niña
Carlota, una pensión extraordinaria en el citado establecimiento, cabiéndome la satisfacción de dirigir los estudios de la hija de mi querido amigo, como director que era de la Academia.
Vicente Palmaroli. El Liberal 25 de Junio de 1894

En su estancia romana Carlota conocerá al que había de ser su marido, el músico alcoyano Miguel Santonja y Cantó (1859-1940) que también se había trasladado a Roma tras la concesión de la pensión de la Academia para el estudio de la música. 

Miguel Santonja Cantó, compositor y catedrático de Armonía en el Conservatorio de Madrid, pertenecía a una saga artística en la que predominaba la música. Era hijo de un músico alcoyano del mismo nombre. Su abuelo materno, Rafael Cantó Botella era músico clarinetista y pertenecía a la Corporació Musical Primitiva de Alcoi conocida como "la vella" de la que su hermano Francisco fue el primer director. Por tanto Miguel incorpora el arte de la música a la familia Rosales. 

A pesar del predominio musical en la familia Santonja, un hermano, Antonio, se dedicará a la pintura. Antonio Santonja Cantó (Alcoi, 1870 - Madrid, 1940), fue pensionado por el Ayuntamiento de Alcoi para completar sus estudios en Madrid, donde tuvo por maestro al ilustre pintor Emilio Sala. Aunque participa con algunas obras en exposiciones nacionales, finalmente se especializó como ilustrador y dibujante en publicaciones y revistas como Blanco y Negro, Mundo Nuevo y ABC, entre otras.
Antonio Santonja,  Sense-tabac 1895. Ajuntament d'Alcoi

La prensa alicantina ofrece entre 1913 y 1918 diversas informaciones* sobre una joven pintora Elena Santonja, que podría ser hermana o incluso hija suya, que expone sus obras en el Círculo de Bellas Artes alicantino y otros enclaves locales, que son muy elogiadas. Desafortunadamente no hemos podido encontrar imagen alguna de ellas.
* Informaciones sobre la pintora pueden encontrarse en La Correspondencia de Alicante, 20.8.1910, Diario de Alicante 7.11.1913, Las Provincias 8.8.1916, La Provincia, 8.8.1918, entre otros.

     Izq. Miguel Santonja y Cantó retratado por  Cesar Álvarez Dumont,en Roma 1889 (Asoc. Amics de la Música d'Alcoi en FB)
Der. Fotografia del retrato de Carlota Rosales (Det.) pintado por Palmaroli  

A su vuelta de Roma Carlota participa en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1895, en la que consigue una Mención de Honor. Practica una pintura de carácter intimista con una buena base de dibujo y una continua búsqueda de efectividad a través del color. Pero el matrimonio en 1896 va a suponer el final de su carrera de pintora ya que a partir de entonces volcará sus dotes artísticas en la formación de su hijo Eduardo y de sus cuatro hijas Elena, Concepción, Josefina y Trinidad. 

Su hija menor, Trinidad Santonja Rosales, se casará con Manuel Comba Sigüenza, (1902–1987), figurinista, director artístico y asesor histórico, especializado en películas históricas y obras de teatro, que fue catedrático de Indumentaria y Artes Suntuarias en la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Madrid, y académico de la de Bellas Artes de San Fernando. Formado inicialmente en la Escuela Superior de Pintura de Madrid, fue nombrado académico de  Bellas Artes de San Fernando el 28 de junio de 1976. 

La entrada de Manuel Comba en la familia supone la incorporación de un nuevo aporte artístico al grupo familiar por su propia tradición pictórica, ya que era hijo del pintor e ilustrador jerezano Juan Comba García (1854-1924), amigo y discípulo de Eduardo Rosales, y nieto de Joaquín Sigüenza Chavarrieta (1825-1902)pintor de cámara de Isabel II y conservador de pinturas del Monasterio de El Escorial.

Juan Comba. Exposición de los cuadros, tapices, muebles y objetos 
del estudio de Eduardo Rosales H.1899 MNP

Eduardo Santonja Rosales (1899-1966)
El único hijo varón de Carlota, va a seguir la tradición familiar convirtiéndose en  pintor, dibujante y muralista. Estudió en la Escuela de Bellas Artes obteniendo primer premio en Pintura Decorativa. Ganó diversos premios en certámenes y exposiciones. En 1931 se casa con Elena Esquivias, con quien tuvo sus dos hijas, Elena y Carmen. 

Izq.:Retrato de Eduardo Santonja Rosales, por Carlos Sáez de Tejada 1920
Dcha.:Elena Santonja niña  dibujada por su padre, Eduardo Santonja

Elena Santonja con el Retrato de su abuela Carlota Rosales pintado por Palmaroli a su espalda

Las hermanas Santonja quieren seguir la tradición familiar y dedicarse a la pintura, por ello se matriculan en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando donde coinciden con Gloria Van Aersen, que luego formará con Carmen el dúo Vainica doble, con el pintor Antonio Lopez, y con la actriz Chus Lampreave que será una gran amiga de la vida (fallecida el pasado mes de abril) a quien retrata en 1957 y con la que comparte uno de sus famosos programas televisivos: "Con las manos en el masa". Elena se casará en 1956 con Jaime de Armiñán, director y guionista cinematográfico y televisivo, que aportará una nueva línea artística en el ámbito del teatro y la creación cinematográfica a la familia.

Retrato de Chus  Lampreave en 1957 por Elena Santonja

Chus Lampreave y Elena Santonja en "Con las manos en la masa"

La pasión de Elena por la pintura le lleva en su primera época a participar en certámenes y exposiciones, obteniendo diversos premios como el Sésamo en 1956 con un cuadro titulado "Apisonadora" que forma parte de una interesante serie de máquinas relacionadas con la construcción, como la Hormigonera azul que figura a continuación.

Elena Santonja, Hormigonera azul. 1959

La evolución de esta inquietud constructivista le lleva más tarde a realizar complejas estructuras industriales muy elaboradas situadas entre el sueño y la realidad.

Elena Santonja. La luz del fin del mundo. 1982

Esta faceta la compagina con la realización de versiones muy personales de paisajes y entornos en los que predomina una trabajada descomposición de las formas con una gran armonía del color.

Elena Santonja. Torres Gaudí. 1976

Ya en época reciente Elena Santonja recobra su faceta de pintora a la que se dedica con intensidad en los últimos años. En 2011 realiza una exposición de gouaches y collages en el Centro Cultural Galileo, con el título “Ves lo que pintas o pintas lo que ves”. En ella podemos ver una nueva evolución en la técnica y los temas de la pintora, que utiliza formas "biológicas" como las calificó el profesor García-Luengo, utilizando una gama de colores más intensos, brillantes y llamativos.

Elena Santonja 2011

Elena Santonja siempre se consideró pintora, actividad que nunca abandonó a lo largo de toda su vida, aunque alcanzó la fama por el programa "Con las manos en la masa", pionero en su género y recordado también por la canción de Vainica Doble, interpretada por sus dos componentes a la guitarra Carmen Santonja y la voz de Gloria Van Aersen junto al entonces poco conocido Joaquín Sabina, que servía de sintonía.
Fotograma de "Con las manos en la masa"



Particular despedida de Forges a Chus Lampreave y Elena Santonja