1580 - 1615 SU VIDA EN GÉNOVA

Tras la inesperada muerte de su marido la pintora Sofonisba Anguissola se encuentra en Sicilia, sola, teniendo que resolver todas las cuestiones relativas a la herencia y sobre todo a la recuperación de su dote que en parte ha sido utilizada  por su marido como garantía para obtener la liquidez que le permitiera realizar el costoso viaje a España en el que perdería su vida. A pesar de la ayuda de su hermano Asdrúbal, que se desplaza a Sicilia para ocuparse de las gestiones, éstas duran más de un año hasta que en noviembre de 1579 y a pesar de no estar totalmente concluidas, deciden iniciar el viaje de retorno a la península, con destino a su casa de Cremona.

Autorretrato 1564c. (detalle) Musée Condé. Chantilly

Pero el viaje de vuelta hacia su hogar todavía depara sorpresas a la pintora que cambiará su destino previsto por otro nuevo y sorprendente. Sofonisba, sensible a las atenciones que le prodiga el capitán de la galera "Patrona" que hace el trayecto entre Sicilia y Génova, Horacio Lomellino, al que probablemente conoció en los preparativos, se enamora de él.

A causa del mal tiempo y la tormenta se ven obligados a recalar en Livorno desde donde Sofonisba se desplaza a Pisa alojándose en el monasterio de monjas benedictinas de San Mateo (En la actualidad Museo Nacional). A la vista de la previsible duración de la escala, la pareja decide contraer matrimonio a pesar de la oposición de la familia de la pintora que mueve los hilos para evitar la boda.

 Imagen actual del convento de San Mateo de Pisa


El gran duque de Toscana, Francesco I de Médici, avisado probablemente por su hermano Asdrúbal, escribe el mismo día una carta al Comisario de Pisa al que le pide que intente disuadir a la pintora de contraer matrimonio y otra a la propia Sofonisba recordándole que se habían conocido en España, e intenta convencerla de que no se case por considerar que el novio no está a la altura de su nivel de dama de la corte española.

    "A la Señora Sofonisba Anguissola: Habiendo oído que Su Señoría se encuentra en Pisa con intención de casarse contra el parecer de sus parientes y de la condición de su casa, movido por la confianza de haberla conocido en la corte de España y de la estima que siempre la he tenido, no he querido dejar de recordarle que, como criada de Su Majestad, no solo debe darle parte de sus intenciones, sino también debe elegir sujeto digno de usted, de su casa y del servicio que ha prestado  a tan supremo príncipe..."

(24 diciembre 1579. Florencia. Carta de Francesco I de Medici a Sofonisba Anguissola a Pisa. Florencia: ASFi, Archivio Mediceo del Principato. Incluida en el Regesto del Catálogo de la Exposición Sofonisba Anguissola e le sue sorelle, Cremona 1995)

Pero ella le contesta diplomática que siente no poder obedecerle como le gustaría, pero "Como los matrimonios se hacen antes en el cielo que en la tierra, la carta de Su Alteza Serenísima me llegó tarde..."). 


(27 diciembre 1579.  Pisa: Carta de Sofonisba Anguissola a Francisco I. ASFi. Archivio Mediceo del Principato. Incluida en el Regesto del Catálogo de la Exposición Sofonisba Anguissola e le sue sorelle, Cremona 1995)

Puede que el matrimonio no fuera del todo desinteresado pues Horacio Lomellino, era quince años más joven que ella, tenía un hijo llamado Giulio y a su vez era hijo ilegítimo aunque reconocido de Nicolo Lomellino, quien le da su apellido y con el que mantiene una fluida relación familiar. La relación con su hijastro siempre fue buena a juzgar por las veces que éste firma como testigo en diversos asuntos de la pintora y el hecho de que puso a su hija el nombre de Sofonisba en homenaje a la pintora.

Ella por su nivel y relaciones podía aportar a su marido una importante promoción social. Pero probablemente no faltaría entre ellos un fuerte sentimiento que les lleva a celebrar el matrimonio antes de la conclusión de los asuntos de la herencia y sobre todo sin haber obtenido el consentimiento de Felipe II como era la obligación de toda dama que hubiera servido en la corte.

Una vez casada Sofonisba abandona el convento de San Mateo para instalarse con su esposo en una casa en el centro de Pisa, en vía Santa María, cerca de la catedral, en donde vivirán al menos hasta el principio del verano del año siguiente.
 Imagen actual de la Via Santa Maria donde la pareja vive sus primeros meses de matrimonio  

Durante el tiempo en que vivió en Pisa no se mantuvo inactiva, en los primeros meses de 1580 se desplaza a la cercana Florencia para visitar al gran duque de Toscana y al mismo tiempo y presentarle a su marido. A raíz de este encuentro realiza el retrato del duque, Francesco I de Medici, en el que nos parece ver las características que ya había ensayado Sofonisba en el Retrato de Felipe II del Museo del Prado. La misma idea del fondo oscuro del que emerge la figura del duque, en este caso de cuerpo entero, centrando toda la atención en el rostro y en los gestos y símbolos que le caracterizan.

Retrato de Francesco I de Medici, II Gran Duque de Toscana (1541-1587),
Sofonisba Anguissola 1580 -  Sotheby's 2011

Una vez extendida y aceptada la noticia de su matrimonio y realizados por el marido los preparativos para su nueva residencia, la pareja decide su traslado a Génova. 

Su vida en Génova

Ya cerca de los cincuenta, Sofonisba Anguissola reinicia su vida: Un nuevo marido, marino mercante, un nuevo hogar en una nueva ciudad, Génova, en la que realizará nuevas obras, se rodeará de un nuevo círculo de artistas y literatos, nuevas relaciones y amigos, pero siempre en contacto con la corte española que seguirá siendo generosa con ella manteniendo y aumentando la asignación económica que disfrutará hasta su muerte.

Génova, en ese tiempo vive un periodo de gran desarrollo económico y se relaciona con los grandes centros de poder europeos. Seis de las más prominentes familias de comerciantes y marinos (Doria, Grimaldi, Lomellini, Lercari, Pallavicini y Spinola) construyen sus palacios a los pies de la colina del Castelleto, donde antes solo había viviendas populares, a lo largo de la llamada Strada Nuova y pugnan entre sí por captar a los mejores arquitectos, escultores y pintores que realizan la decoración al fresco de sus palacios con aparatos decorativos que representan su poder y riqueza. La restructuración de la Strada Nuova (actual Via Garibaldi, a los pies de la colina de Castelletto) supone una auténtica revolución urbana que con el tiempo se convertirá en el eje que vertebre la ciudad y será el máximo exponente del esplendor urbano de este momento.

El nuevo matrimonio se instalará en el barrio de De Franchi (zona de Posta Vecchia y 4 Canti de San Francisco, entre Caricamento y Via Garibaldi); aunque cambiarán varias veces de casa, hecho que conocemos por los numerosos documentos de Fe de vida (Fides Vitae) que se conservan, necesarios para el cobro de sus pensiones españolas, aunque siempre se mantuvieron en el mismo distrito, La Maddalena (la zona de residencia de los Lomellini) y ello generalmente por razones económicas.

Centro histórico de Génova.
 Izq. actual Via lomellini; Dcha. Cruce Lomellini / Salita dell'Oro

Los recursos para su mantenimiento son una preocupación constante a lo largo de su vida, en parte a causa de sus reclamaciones no resueltas, y a veces por las demoras en el cobro de la pensión madrileña; por otra parte su marido se encuentra ausente por largos periodos de tiempo a causa de su trabajo de marino y sus frecuentes desplazamientos a Sicilia.

El 21 de julio de 1584 Felipe II le concedía una nueva renta de 300 ducados como regalo de boda, lo que significaba que a pesar de las dificultades iniciales el nuevo matrimonio es aceptado sin reparos. En el documento de la concesión el rey afirma su aprecio por "l'abilitá, l'ingegno e la premura della diletta e a noi sinceramente devota Sofonisba, dama della Serenissima Regina Isabella nostra carissima defunta moglie, la quale per le sua grandi virtú fu da noi molto ben accetta, e non lo é meno ora che si é da poco unita in matrimonio col diletto e a noi devoto Orazio Lomellini" (Entre Génova y Palermo, M.C.Basile. 2005)

Plano del centro de Génova. La flecha marca la Strada Nuova (Actual Via Garibaldi) El circulo señala el área en la que se sitúan los diferentes domicilios del Matrimonio Lomellini-Anguissola

Vivió en la ciudad durante 35 años Se trata de un periodo del que tenemos noticia más por los documentos de índole económica que de ella se conservan que por sus obras,

En Génova entró en contacto con personas que mantenían relaciones con Madrid por lo que Sofonisba se vio de nuevo integrada en una vida de corte que conocía bien. Sabemos por documentos conservados en España que además continuó manteniendo relación con la corte de Felipe II, ya definitivamente viudo, no solo por el pago de las pensiones que mantendrá durante toda su vida sino porque también realiza gestiones relacionadas con el mundo del arte como adquisiciones de obras que enviará a la corte española o recomendaciones de pintores que podían servir al rey en la decoración del Escorial.

El momento artístico en Génova, como hemos comentado, está en auge por la construcción de residencias y palacios que han provocado la presencia en la ciudad de un gran número de arquitectos, escultores y pintores tanto de frescos como de retratos como Giovanni Battista Castello "Il Bergamasco", Luca Cambiaso, los hermanos Ottavio y Andrea Semino o Giambattista Paggi


Luca Cambiaso y Bernardo Castelo. Museo dell' Acaddemia Ligustica di Belle Arti. Génova

Ella se rodea de un amplio círculo cultural gracias a su posición y a su experiencia por su relación con la corte española, además de sus conocimientos literarios, pictóricos e incluso lingüísticos, y participa en tertulias y reuniones en ese entorno social en las que se estimulaba la pasión por la pintura y las colecciones, hecho que llegará a su máxima expresión con las visitas que realizan a la ciudad pintores flamencos de la talla de Rubens y Van Dyck

Que conozcamos, tuvo como alumno a Pietro Francesco Piola aunque su maestría pudo ser ejercida a través de sus relaciones con los pintores de su entorno. Tuvo una especial relación con la familia Castello y en especial con Bernardo que en 1614 copia para la Academia de San Lucas el autorretrato de la pintora (Musée Condé -1564), manteniendo los rasgos juveniles de la época en que fue pintado. Esta relación con la familia Castello no se limitó al ámbito profesional sino que debió ser una relación más cercana de amistad ya que fue madrina de bautismo (1584) de la hija de Bernardo y dos años después lo será del hijo del miniaturista Giambattista Castello Il Genovese.

Retratos realizados en el periodo genovés

En esta época realiza retratos de personajes de la corte española que pasaron por Génova o Savona por diversas razones como las infantas Catalina Micaela e Isabel Clara Eugenia tras sus respectivas bodas.

Isabel de Valois (1546-1568)

Un caso singular en su obra es el Retrato de Isabel de Valois pintado hacia 1590, es decir muchos años después de su muerte (1568), utilizando para ello probablemente algún boceto o miniatura que hubiera realizado del natural mientras estuvo con ella en la corte española. Sabemos que es de esta época porque el retrato, que se conserva en el Kunsthistorisches Museum de Viena, aparece firmado con su apellido de casada: Anguissola Lomellina, y a pesar de que se encuentra algo deteriorado es una de las imágenes más bellas de la francesa Isabel de Valois.

Sofonisba Anguissola. Retrato de Isabel de Valois. h1590 KHM, Viena


Catalina Micaela de Austria (1567-1597)

La presencia en la zona de la infanta Catalina Micaela hacen de ella uno de los personajes principales de sus retratos de esta época.

Como sabemos, la infanta tras su boda en 1585 con el duque de Saboya, Carlo Emanuel  embarca en el puerto de Barcelona rumbo a su nuevo destino en la corte turinesa. A su paso por Savona se detienen a recibir los honores de la República Genovesa y es en esta ciudad donde probablemente se produce el encuentro con su antigua maestra, Sofonisba Anguissola que desde la cercana Génova acude a presentar sus respetos y visitar a la niña que dejó en Madrid cuando solo tenía  seis años. La pintora realizará su primer retrato de joven casada y lo enviará a su padre el rey. La obra en la actualidad se encuentra colgada en la Sala 56 del Museo del Prado pese a haber tenido atribuciones distintas, hoy prácticamente descartadas. 


Catalina Micaela, 1585 MNP

A partir de ese momento la pintora mantendrá  un estrecho contacto con la familia ducal  pintando años después, en 1590, a la propia Catalina en uno de los retratos más hermosos que se conocen de la época. Conocido como la Dama del armiño (Pollock House Glasgow), aunque en puridad debería denominarse la Dama del Lince ya que es de este animal la piel que luce. A pesar de la resistencia de sus propietarios de mantener una atribución al Greco prácticamente desconsiderada en la actualidad por la crítica especializada. (Para más información ver La Dama del Lince, en este blog)

La Dama del Lince - Catalina Micaela, 1595 
(Pollock House Glasgow)

El contacto con la corte saboyana se mantendrá en el tiempo, incluso después de la prematura muerte de Catalina Micaela ya  que Sofonisba se encargará de realizar los retratos de su hija mayor, Margarita.  

Margarita de Saboya (1589-1655)

Conocemos al menos tres retratos que la pintora realiza de la hija mayor de catalina Micaela. En el primero de ellos vemos a una pequeña Margarita de Saboya de poco más de un año, metida en una especie de media jaula desde donde juega con un monito. La imagen no puede por menos que recordar la de su madre junto a su hermana Isabel Clara Eugenia en una situación similar, que se encuentra  en el Convento de las Descalzas en una obra atribuida como tantas otras a Sánchez Coello.

El segundo es el Retrato de Margarita con un enano (Madrid, col. M. de Griñón) donde la podemos ver de unos cuatro años con un elegante traje de terciopelo negro adornado con botones en forma de margarita al igual que el adorno del pelo, en actitud de recibir una jarrita de cerámica roja de un pequeño paje enano vestido con capa de terciopelo verde con galones dorados.

Cuando Sofonisba pinta el tercer Retrato de Margarita (1601), su madre hacía tres años que había fallecido. En este caso se puede hablar de un retrato para su presentación en sociedad como joven casadera. La atribución de esta obra a Sofonisba realizada por la especialista Dolores Fúster  en 1988 tras la restauración realizada por al IPCE para el Museo Lázaro Galdiano no ha tenido contestación, mientras la identificación del personaje como Margarita de Saboya, recientemente planteada en este blog está pendiente de ratificación.

H.1590                                   H.1593                                        H.1601

Isabel Clara Eugenia de Austria (1566-1633)

El retrato que realiza Sofonisba Anguissola de Isabel Clara Eugenia en 1599, cuando se encuentra de paso en Génova, recién casada, camino de Flandes, deja traslucir el cariño de la pintora por la infanta de la que tanto se ocupó mientras estuvo en la corte española, sobre todo, en la dulzura de su rostro.  Es una imagen de gran elegancia, al estilo de las de su madre y su hermana, muy alejada de la rigidez y el hieratismo del retrato de corte. 

Isabel Clara Eugenia 1599 -  MNP en la Embajada de España en París

La familia política

No se conocen obras de Sofonisba en las que figuren miembros de su familia política los Lomellini a pesar de ser una de las principales de la ciudad.  Algunas obras han aparecido en colecciones privadas como la de Francesco M. LomelliniGiovanni y Agostino Luca Doria; el dux Alessandro Grimaldi, el padre Gerolamo BordotiGiovanni Giacomo Lomellini; aunque no todas han sido aun claramente identificadas.

De la importancia de la familia Lomellini nos hablan los retratos realizados por Van Dyck, quien durante su estancia en Génova recibe el encargo de pintar en diversas ocasiones a diferentes miembros de la misma  con quien la pintora y su marido mantienen una relación social y familiar asidua.

En Génova Van Dyck tomaría el relevo de su maestro Rubens como retratista de moda de la joven y rica aristocracia local que se vio engrandecida y presentada con toda la elegancia de su estilo utilizando los fondos de la nueva arquitectura palaciega de la ciudad.

 Van Dyck. Familia Lomellini 1623 
Galería Nacional de Escocia - Edimburgo    
                  
La pintura religiosa

Aunque sabemos que Sofonisba Anguissola es fundamentalmente retratista, durante su etapa genovesa realiza algunas obras de carácter religioso que hemos visto pormenorizadamente en una reciente entrada de este blog.  De las pinturas religiosas realizadas podemos destacar las dos que mejor caracterizan esta etapa: la primera, el tondo que representa la Virgen que amamanta al niño del Museo de Budapest,  firmada con el nombre Lomellina Anguissola. 

Virgen que amamanta al niño. Museo de Budapest,
Inscripción: "...onisba Lomelina Anguissola p.1588"

La segunda, la Sagrada Familia con santa Ana y  san Juanito del Lowe Art Museum de Coral Gables. La inscripción con la firma "Lomellina"  y la fecha se encuentran en la cartela que sujeta el perrillo faldero que aparece tumbado en primer término a la izquierda, "personaje" habitual en la escenas de familia que pinta Sofonisba

Sagrada Familia con santa Ana y  san Juanito. Lowe Art Museum. Coral Gables.
Inscripción: "Sofonisba Lomellino et Anguissola pinsit 1592"

La coincidencia temática con obras de otros pintores de la época que viven en ese tiempo en Génova, ha sido fuente de comentarios sobre la influencia de dichos pintores sobre las obras de Sofonisba, los especialistas hablan de una especial relación con Luca Cambiaso, pero es preciso señalar que a pesar de la coincidencia o de ciertas similitudes en la elección de los temas representados, Sofonisba tiene su propio estilo y además es reconocida por el grupo como maestra. La singularidad de su pintura religiosa estriba en su aspecto íntimo y doméstico, lejos de los aparatos decorativos de frescos o retablos que se realizan por los pintores de la época.

Después de 35 años de vida en Génova, en 1615, a pesar de la avanzada edad de Sofonisba que probablemente había cumplido 83 años, los negocios obligan al matrimonio a trasladarse de nuevo a Sicilia, en concreto a Palermo ya que las obligaciones de Orazio Lomellini cada vez le exigen mayores estancias en la isla. Orazio ha continuado su actividad de marino mercante manteniendo una estrecha relación con la ciudad de Palermo en la que existía una importante colonia genovesa de comerciantes y marinos, y donde va a desempeñar además un papel político de importancia que le lleva a ostentar el cargo de cónsul de la nación genovesa siete veces entre 1615 y 1631. Sofonisba acompañará a su marido en el que va a ser el último viaje de su vida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada