viernes, 7 de septiembre de 2012

EN RECUERDO DE MARIA KUSCHE [1928-2012]

Maria Kusche nació en Málaga el año 1928 de padres alemanes, ambos entusiastas coleccionistas de arte y libros antiguos.

Maria Kusche en 2010

Estudió Historia del Arte en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Complutense de Madrid, con los profesores Sánchez Cantón y Pita Andrade, alojándose en ese tiempo en la Residencia de Señoritas de la calle Fortuny, que había dirigido María de Maeztu con planteamientos de la Institución Libre de Enseñanza y que después de la guerra civil se convirtió en el Colegio Mayor Santa Teresa abriendo una etapa pedagógica que ya nada tendría que ver con el ideario de su fundadora.
Residencia de la calle Fortuny hoy Fundación Ortega y Gasset

De esta época, final de los años 40 del pasado siglo, data la amistad que compartió con la poeta Sol Acín cuya correspondencia, incluyendo numerosos poemas, guardada por Maria fue entregada a la Fundación Acín en 2008.

Continuó sus estudios en Friburgo y Marburgo (Alemania) y realizó los estudios de doctorado en la Universidad de Bonn con el profesor Herbert von Einem. Trabajó con los fondos de la biblioteca de arte hispano de Carl Justi y realizó su tesis sobre Pantoja de la Cruz, siguiendo una propuesta hecha por Sánchez Cantón años antes, que fue publicada en 1964 por la Editorial Castalia en Madrid

En 1963 Maria se  casa con Winfried Zettelmeyer, hecho que va a suponer un importante giro en su vida, no solo por el nacimiento de sus dos hijos, sino por el comienzo de una etapa en la que siguiendo la actividad de su marido, dedicada a los países en subdesarrollo, pasará largos periodos en Sudamérica y África.
No obstante María no abandona su vocación de investigadora que continúa de forma intermitente hasta 1989, año en que publica su primer trabajo en el Archivo Español de Arte, dedicado a dos retratistas prácticamente desconocidos en España: Sofonisba Anguissola en España, retratista en la corte de Felipe II,  junto a Alonso Sánchez Coello y Jorge de la Rúa.

Esa publicación de la "Doctora de la Universidad de Bonn", como se solían referir a ella, que nunca ocupó ningún cargo institucional, sería la primera de una larga serie de ellas en las que ha ido aflorando toda la actividad investigadora realizada durante años. A pesar del gran número de artículos publicados en torno a los pintores de las cortes de Felipe II y III, solo me detendré en los que considero los tres grandes hitos de su actividad:

1. Su colaboración en en la exposición “Sofonisba Anguissola e le sue Sorelle” que fue la primera gran muestra dedicada a la pintora en 1994 en Cremona (Italia), su ciudad natal, en la que Maria se ocupó de investigar y documentar el periodo español de su vida y recopiló la información sobre las obras realizadas durante los 15 años que la pintora pasó en la corte de Felipe II. De aquella exposición, que tuvo un gran éxito y que también fue llevada a Viena y a Washington, a Maria Kusche le quedó el sinsabor de no haber podido conseguir traerla a España ya que, a pesar de haber estado apalabrada, en el último momento, el entonces director del Museo del Prado, Calvo Serraller, consideró que la muestra no tenía suficiente interés.


2. En 2003 publica su gran obra Retratos y Retratadores: Alonso Sánchez Coello y sus competidores: Sofonisba Anguissola, Jorge de la Rua y Rolan Moys, obra centrada en los retratadores de la corte de Felipe II, en la que incorpora buena parte de sus publicaciones y ensayos y la completa con los nuevos resultados de su actividad investigadora. La obra se concentra en el retrato, y con gran precisión va analizando las características de los diferentes pintores, rectificando atribuciones e identificando los personajes retratados.


3. En 2007 publica Juan Pantoja de La Cruz y sus seguidores: Bartolomé González, Rodrigo de Villandrando y Antonio López Polanco, en la que actualiza la tesis de la Universidad de Bonn, publicada por Castalia en 1964, y se añaden numerosos datos acerca de la biografía y la obra del pintor, con especial dedicación a la reconstrucción de la Nueva Galería de Retratos del Pardo, rehecha por Pantoja después de haberse quemado la original.


Como especialista en la retratística española del XVI y XVII y de modo especial en Sofonisba Anguissola, Maria Kushe se ha convertido en referencia obligada para cualquier estudio sobre la pintora y es consultada desde los más diversos ámbitos- científicos y galerías de arte- sobre nuevas atribuciones, dada su trayectoria investigadora que la llevó ya en 1989 a atribuir el retrato de la Infanta Catalina Micaela del Prado, [1585] a la pintora cremonesa, diciendo que era imposible que fuera de Sánchez Coello, tanto por la técnica como por la concepción, lo que la llevó también a la atribución de La Dama del Armiño a Sofonisba, hasta entonces considerada de El Greco, siguiendo la intuición de Elías Tormo de 1913 y las apreciaciones de Carmen Bernís de 1986 basadas en el estudio de la moda.

En el artículo de este blog titulado "La Dama del Lince", se cuenta la anécdota ocurrida con ocasión de la conferencia que dio Maria Kusche en 1990 en el Museo del Prado, sobre esta última obra. A pesar del tema anunciado: "Dama vestida de armiño de la mano del Greco", antes de iniciar su intervención ella avisó a las personas asistentes que estaban a tiempo de irse si lo deseaban pues el cuadro del que ella iba a hablar ni era el retrato de una dama desconocida, ni vestía de armiño, ni era una obra de El Greco, a lo que siguió un silencio absoluto del publico, cautivado con sus tesis. La conferencia nunca se publicó por el Prado.

   Unos diez años separan estas dos imágenes de la hija de Felipe II, Catalina Micaela, ambas atribuidas por Maria Kusche a Sofonisba Anguissola.


Conocí a Maria Kusche a través de Sofonisba Anguissola, pintora de la que prácticamente nada sabía hasta que vi su “Autorretrato con Caballete” expuesto en 2008 en la Muestra El Retrato del Renacimiento del Museo del Prado. A partir de aquel momento empecé buscar información sobre Sofonisba en bibliotecas y archivos y en esa búsqueda encontré las Capitulaciones del primer matrimonio de la pintora con el noble siciliano Fabrizio Moncada. 

Envié una carta a Maria Kusche para darle esta información a través de la Fundación de Arte Hispánico, editora de sus libros y a los pocos días ella se puso en contacto conmigo. A partir de aquel momento, hablamos varias veces, tuvimos ocasión de conocernos en Madrid con motivo de una conferencia sobre Arte y Viaje y tuve el privilegio de que compartiera conmigo sus conocimientos sobre Sofonisba y otros pintores, sus consejos para visitar Sicilia y, en general, sus opiniones sobre arte y actualidad y todo ello con una gran amabilidad y con la paciencia de una gran maestra hacia una discípula novata. 


Como otras grandes mujeres que en el mundo del arte la precedieron, siempre nos quedarán sus obras para mantener vivo su recuerdo.

Agradecimiento especial a Winfried Zettelmeyer, marido de Maria Kusche por sus aportaciones 
a la redacción de este artículo y por enviarme el retrato de Maria que aparece en su inicio.

4 comentarios:

  1. Me entero por este post de hace más de año y medio que ha muerto María Kusche. Como tú, también la conocí por el interés que me suscitó Sofonisba Anguissola, unos cuantos años antes y a través de otro cuadro (el celebre retrato de Felipe II). Seguro que fue una gran mujer. Aunque sea una triste noticia, te agradezco esta entrada.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, he descargado la foto de María para ilustrar un post que estoy escribiendo sobre el cuadro de Tiziano de Carlos V con perro, ya que me refiero al excelente artículo que al respecto publicó en Archivo Español de Arte en 2004 (al que accedí por internet). Si tienes algún incoveniente en que use esa foto, me lo haces saber. Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentí mucho la pérdida de Maria y me apenó que nadie se hiciera eco del hecho que consideré de gran importancia. Mucha gente visita ese artículo por el interés que ella suscita y me gusta que sea como una vela encendida en su recuerdo.
      Puedes utilizar la foto y cualquier cosa del blog y me alegra este interés común por la pintora cremonesa.

      Eliminar
  3. grandisima mujer y excelente persona. tuve la oportunidad de conocerla en Jerez, y siempre he mantenido un magnifico recuerdo de ella y de su marido
    Gracias por recordarla con este artículo.
    Para mi su trabajo es de una mujer valiente, y en este caso, la valentía y la dulcura de su caracter hacían una mezcla dificil de olvidar

    ResponderEliminar