martes, 19 de marzo de 2013

AMILCAR Y ASDRUBAL ANGUISSOLA DE CREMONA

La imagen del joven Anguissola 
Retrato familiar de Nivå


Este niño, de unos ocho años, vestido de rojo carmesí es Asdrubal, el hijo de Amilcare Anguissola  casado en segundas nupcias con Bianca Ponzoni. Ocupa el el sexto lugar de siete, después de cinco hijas y una última posterior a él. Los nacimientos se producen en un periodo de tiempo dilatado, desde el nacimiento de la mayor, Sofonisba, probablemente en 1532, el del propio Asdrúbal en 1551, cuando su padre tiene 57 años y en fecha indeterminada pero no muy posterior, el de la última hija, Anna Maria. 

Siguiendo la tradición familiar, al igual que su padre -Amilcare- y su abuelo -Annibale-, e incluso que su hermana mayor -Sofonisba-, es bautizado con un nombre cartaginés. La elección de los nombres familiares no solo pone de manifiesto un elevado nivel cultural sino una posición, podríamos decir política, frente a los intentos centralizadores de Roma, en un claro homenaje a los liberadores de la Gallia Cisalpina (actual Padania) de la dependencia de Roma en los lejanos tiempos de la República. 

Tres de las hermanas tienen nombres provenientes del mundo clásico: Elena, Europa y Minerva, y finalmente Lucía lleva el nombre de la abuela materna y Ana María no tiene una significación cultural o una relación familiar concreta.

La imagen del joven Asdrubal forma parte del "Retrato de Familia", pintado por Sofonisba Anguissola poco antes de su venida a España entre 1558 y 1559:


Retrato de familia, Amilcare, Minerva y Asdrubale Anguissola. Nivaagaards Malerisamling, Nivå

En él podemos ver al propio padre, Amilcare Anguissola, que rodea a su hijo con ternura, en actitud orgullosa y protectora, mientras el niño muestra su confianza y admiración con la mano suavemente apoyada en la de su padre y la otra en su pequeña espada, teniendo a sus pies un simpático perrillo. 


Tan atento está el padre hacia el hijo que parece no darse cuenta de que al otro lado se encuentra una de sus hijas que sujeta con una mano un ramito de flores y con la otra se levanta un poco la sobrefalda del vestido mostrando una parte que parece inacabada. 

La hermana, que mira al niño como si habitualmente se ocupara de él, no es mucho mayor, representa unos doce o trece años; suele decirse que es Minerva, por la descripción que hace Vasari en 1566 cuando visita la casa de los Anguissola en Cremona:


    "...si vede il signor Amilcare, suo padre, che ha da un lato una figliuola di lui chiamata Minerva..., e dall'altro Asdrubale figliuolo del medesimo..."
(Se ve al Sr. Amilcar que tiene a un lado una hija llamada Minerva y al otro a su hijo Asdrubal)

Pero comparando la imagen de esta hija con un retrato de Minerva pintado por Sofonisba, aproximadamente en la misma época, tiendo a pensar que no puede tratarse de ella sino de alguna otra hermana, Lucía o Europa.


Comparación con el retrato de Minerva

Realmente en el Retrato de Familia tenemos una de las pocas imágenes de Asdrubal cuya identificación queda fuera de toda duda, pero es seguro que Sofonisba Anguissola retrató en otras ocasiones a este hermano tan esperado, cuya llegada vino seguramente a culminar el deseo de su padre de un heredero varón para mantener el apellido familiar.

El dibujo de Capodimonte

Otra imagen de Asdrubal, también segura, la imagen más antigua que conocemos de él, la vemos en un dibujo que se conserva en el Museo de Capodimonte, en Nápoles. 

Asdrubal mordido por un cangrejo. det. 1553. Museo de Capodimonte

El dibujo, que muestra a un niño que llora porque le ha mordido un cangrejo junto a su hermana que le mira sorprendida, estuvo en poder de Miguel Ángel quien probablemente se lo regaló a su discípulo favorito, Tommaso Cavalieri, quien a su vez se lo ofrece como un preciado regalo al duque Cosme de Medicis

La intervención de Miguel Ángel en el proceso de realización de este dibujo que, por lo que sabemos, la pintora realiza a petición del maestro, nos ha llegado a través de la carta que en 1562 Tommaso Cavalieri escribe a Cosme de Médicis a la que acompaña un dibujo de Miguel Ángel junto con el de Sofonisba Anguissola, contándole como llegó éste último a manos del maestro:


Excmo.Sr.Duque.
"…Teniendo yo un dibujo de mano de una noble cremonesa llamada Sofonisba "Angosciosa", hoy dama de la reina de España, se lo envío junto con éste [se refiere a uno de Miguel Ángel] y creo que podrá estar a la altura de muchos, porque no es solamente bello sino que es además una invención y habiendo visto el divino Miguel Ángel un dibujo de ella con una joven que reía le dijo que le gustaría ver como dibujaba un niño llorando que era mucho más difícil y ella le envió éste que es un retrato de su hermano al que hacen llorar para dibujarle."

El dibujo debió ser realizado en 1553 a juzgar por la edad que representa el niño, de alrededor de dos años. A pesar de su sencillez, este dibujo ha sido siempre muy valorado a pesar de que el paso del tiempo lo ha ido deteriorando por su prolongada exposición a la luz. En las imágenes siguientes podemos ver los dos dibujos de Sofonisba mencionados por Cavalieri: el de la joven que reía (Uffizi, Florencia) y el del niño que llora (Museo Capodimonte, Nápoles):


Primer dibujo de la joven que ríe y segundo dibujo del niño que llora

El retrato del Hermitage

La siguiente imagen en el tiempo que tenemos de Asdrubal, ya no se apoya en bases tan firmes pues procede de un cuadro atribuido a la pintora en el que cabe suponer que el personaje representado es él. Se trata de la imagen de un niño de unos tres años que se encuentra junto a su aya en una obra del Museo del Hermitage.


Retrato de niño  con Aya  (Hermitage Museum)

La atribución que figura en el catálogo del Museo es al pintor Moreto de Brescia, pero ya en 1962  Irene Kuhnel Kunze consideró que se trataba de una obra de la pintora cremonesa y como tal fue presentada en la Exposición Sofonisba y sus hermanas en Viena, en 1995.

Esta atribución es compartida por la experta Maria Kusche quien no duda de la autoría de la Anguissola, además señala el parecido del niño con Asdrubal Anguissola y hace notar la coincidencia del gesto del aya de ofrecer al niño unas cerezas con el de la virgen de la Sagrada Familia que la pintora cremonesa realiza en 1559 y que se encuentra en la Academia Carrara en Bérgamo.

Sagrada Familia de Bérgamo

Hay además otro detalle que podría avalar la identidad del niño retratado como Asdrúbal y es el relieve que aparece en la basa de las columnas que se encuentran detrás del niño que bien pudiera ser una  referencia explícita a un guerrero cartaginés que, como hemos comentado, guarda tanta relación con la tradición de la familia Anguissola.



El retrato del Museo Civico de Cremona

La observación de las características físicas del niño y en especial la forma de nacimiento del pelo, nos llevan  a otra imagen que con el título "Retrato de fanciullo" se encuentra expuesta en el Museo Civico Ala Ponzone de Cremona atribuida, en este caso, al círculo de Sofonisba Anguissola, que representa un muchacho algo mayor que el anterior pero con grandes similitudes. Por la edad que representa estaríamos hablando de una obra, también temprana, de 1555-1556.
                         
Retrato de fanciullo. Museo Civico - Cremona                           Detalle niño con aya

Anastasia Gilardi que comenta este retrato en el Catálogo de la Exposición Sofonisba Anguissola e le sue sorelle de 1994 en Cremona, dice que algunos estudiosos también reconocen en este muchacho los rasgos del Retrato de Familia de Niva.

También Flavio Caroli, uno de los principales estudiosos de la pintora, considera que hay un claro aire de familia entre este niño y el del Retrato Familiar con el que abríamos este artículo, por lo que piensa que, efectivamente puede tratarse de Asdrúbal. Lo que Caroli pone en duda es que se trate de una obra de Sofonisba y propone como alternativa a otra de las hermanas, la joven Europa, aunque en la fecha probable del retrato sería muy joven, de unos diez o doce años, por lo que parece demasiada precocidad. En todo caso la pintura no presenta buenas condiciones, ya que además de ciertas abrasiones  son visibles numerosos retoques, lo que hace difícil la realización de un análisis más preciso.

Una última imagen para cerrar esta galería de retratos es la que se dice que representa a un Asdrubal maduro, acompañado por un personaje femenino que puede ser su hermana Ana María, pero que también podría ser su mujer, Margherita Mariani. El cuadro, de Sofonisba Anguissola se encuentra en la Galería Doria Pamphilj de Roma y lleva por título, "Una pareja".


Sofonisba Anguissola. Una pareja. Galería Doria Pamphilj de Roma

La Familia Anguissola y la educación en la Cremona de la segunda mitad del XVI

De la información que nos ha llegado sabemos que Amilcare Anguissola nació en 1494; era hijo natural de Annibal Anguissola, comerciante cremonés que recibió su título de nobleza en 1499, y de Blanca Crivelli.

Annibal se casa posteriormente con Elena Filisagradis pero no tuvo hijos, hecho que le llevo a reconocer en 1511, los habidos fuera del matrimonio, el propio Amilcare y su hermana Elena. A falta de nacimiento aristocrático, Amilcare debió estar deseoso de probar a su familia que era digno del apellido que se le había otorgado. Se casó en primeras nupcias con una joven de la nobleza local, Bianca Pallavicino, de quien no tuvo hijos, eligiendo como segunda esposa otra dama no menos noble, Bianca Ponzone. Alcanzó un papel importante en la sociedad ya que formaba parte del Consejo de decuriones que gobernaba la ciudad de Cremona, en nombre del imperio español de Felipe II.

(Como ya hemos contado en otro lugar, a partir de 1535 se asienta el predominio español en la Lombardía, lo que supuso el inicio de un periodo de florecimiento económico y cultural por el que Cremona pasó a ser la segunda ciudad del Ducado milanés, con una población de cerca de 37.000 habitantes y una rica actividad textil. La dominación española duró cerca de doscientos años.)

Amilcare Anguissola ocupaba uno de los seis cargos de "Prefetto della Fabbrica del Duomo de Cremona" también denominados "massari", que se repartían las tareas de administración, mantenimiento, restauración y embellecimiento de los edificios, la llevanza de las cuentas y el archivo del conjunto catedralicio constituido por la catedral, el Torrazzo, el baptisterio, y otros edificios religiosos y civiles. Este cargo que Amilcare también ejercía respecto a la iglesia de San Sigismondo, se asignaba a personas del mayor prestigio cultural lo que le permitía relacionarse con los principales artistas de la ciudad a los que contrataba para la realización de las diversas obras con las que se iba embelleciendo y aumentando el patrimonio artístico de la iglesia cremonesa.

En uno de los frescos del ábside de la catedral, realizado por Bernardino Campi que representa la Entrada de Jesús en Jerusalén podemos ver retratados tres prefectos de la Fábrica del Duomo vestidos a la moda española, uno de los cuales, bien pudiera ser Amilcare Anguissola.



Bernardino Campi detalle de la Entrada de Jesús en Jerusalén

Probablemente de esas relaciones provenga la elección de los maestros de pintura de Sofonisba y su hermana Elena, que, como sabemos fueron, en primer lugar, Bernardino Campi hasta su partida a Milán y después Bernardino Gatti, apodado "el Sojaro", ambos participantes con diversas obras en la decoración de la Catedral y de otras Iglesias de la ciudad.

En cuanto a la educación, suele decirse que Amilcar Anguissola ofrece a sus hijas la mejor formación posible para su época. En base a los ideales humanísticos del Renacimiento y en particular en las reglas prescritas por Baldassare de Castiglione que establece en "El Cortesano" (1528) el  ideal de la perfecta dama de palacio del Siglo XVI, las hermanas Anguissola estudian pintura, latín, música y baile, lo que les permite ser perfectas anfitrionas en sus reuniones sociales, a lo que contribuía el hecho de las buenas relaciones de su madre, Bianca Ponzone con las familias de la nobleza local.

Amilcare sigue el ejemplo de su pariente, el abogado Agostino Gallerati que apoyó el talento poético y literario de su hija Parthenia, (c.1526 1572), erudita conocedora  de los clásicos greco-latinos, que divulgó una idea emancipadora de las mujeres basada en la adquisición de conocimientos artísticos y humanísticos. Por ello el señor Anguissola, viendo las inclinaciones artísticas de las hijas, facilitó su formación y trató de promoverlas a las más altas cotas artísticas y culturales de la  época.  

En la casa familiar de la vecindad de San Giorgio, se llevan a cabo reuniones de carácter literario y artístico que gozaban de un cierto prestigio a las que acudían no solo artistas sino jóvenes de la nobleza local atraídos por el ambiente refinado y cultural sino también por la fama de las virtudes de las hermanas Anguissola.

El único que no no tuvo una formación artística fue precisamente Asdrúbal que, aunque estudió música y latín, fue educado, conforme a la tradición, para poder desenvolverse en el mundo de los negocios siguiendo los pasos de su padre.

¿A qué se dedicaba Asdrúbal Anguissola?

No sabemos si Asdrúbal realiza alguna actividad antes de la muerte de su padre, acaecida en 1573 cuando él tiene veintidós años, lo que sí conocemos es que en el momento en que su padre fallece hereda de él dos cosas de gran importancia: la primera es la renta que éste venía cobrando procedente del impuesto del vino de Cremona, que le había sido concedida a Sofonisba por Felipe II a su llegada a Madrid a modo de compensación al padre por la falta de su hija; y la segunda es su cargo de Prefecto de la Fábrica del Duomo de Cremona. 

Ello significa que, tal como se esperaba de él como único heredero de la dinastía familiar, Asdrúbal va a ocupar el puesto del padre tanto en su actividad laboral como en calidad de cabeza de familia y va a asumir todas las obligaciones que ese nuevo estatus le impone a pesar de su juventud.

La huella de su cargo como administrador de la catedral la podemos ver en una pilastra que sostiene el altar de una de las capillas de la nave lateral izquierda de la catedral de Cremona, en la que figura grabada la referencia al trabajo realizado por Asdrúbal Anguissola en el año 1594.



Las funciones que hereda como cabeza de familia respecto a sus hermanas y especialmente la mayor y más famosa, Sofonisba, Asdrúbal tienen que ver sobre todo con la capacidad de representarlas en todo tipo de ceremonias, negocios y controversias que se susciten relativas a sus intereses.

Esa capacidad se va a poner a prueba cuando Sofonisba en Abril de 1578, después de solo cinco años de casada, se queda viuda en Sicilia. Su marido, Fabrizio Moncada, muere ahogado tras un ataque pirata cuando se dirigía en barco a España. Ella se encuentra sola y con necesidad de ayuda para poder recuperar su dote que el marido había ido comprometiendo en diversos negocios. 

Asdrúbal, prepara su viaje a Sicilia, hace testamento, lo que nos da una idea de la peligrosidad de tal desplazamiento, y en noviembre del mismo año se dirige en auxilio de su hermana mayor a la ciudad de Paternò, feudo de los Moncada en la isla, para salvaguardar los intereses económicos familiares que pueden estar en riesgo.

A partir de su llegada recibe por parte de Sofonisba plenos poderes para actuar en su nombre como procurador y va a desplegar una actividad jurídica y diplomática que no terminara hasta haber cumplido con su misión. Después de un año de estancia en la isla Asdrubal acompañará a Sofonisba en su regreso a casa en un viaje que nunca llegará a su destino. 

Pero esa es ya otra historia que será contada en su momento...

1 comentario:

  1. Un viaje que nunca culminará... esto promete!
    Qué personaje más curioso Asdrúbal,qué interesante la historia familiar, y todo gracias a esta mujer genial.
    Espero leer más muy pronto.

    ResponderEliminar