lunes, 27 de mayo de 2013

ACERCA DE UN RETRATO DE ISABEL CLARA EUGENIA

Una nueva lectora del blog, Christine, me pregunta si tengo alguna noticia de un "Retrato de Isabel Clara Eugenia, en medallón, de tres cuartos, poco documentado, atribuido según distintas fuentes a Pieter Pourbus, a Franz Pourbus II o a Sánchez Coello". Ella considera que "el retrato se parece mucho al que Sofonisba Anguissola hizo de Isabel Clara Eugenia y que se encuentra en la Embajada de España en París (1599)"

La pregunta me ha llevado a una búsqueda interesante y he pensado compartirla en el blog.


Esta es la imagen en cuestión. Se trata de un retrato de busto, ovalado, de pequeña medida, 67 x 61 cm. Probablemente se trata de Isabel Clara Eugenia, hija mayor de Felipe II. No sé donde se encuentra en la actualidad pero parece que fue subastado en la Dorotheum de Viena en abril 2010, proveniente de una colección privada francesa, sin que haya podido encontrar mayores detalles de la transacción.

Análisis de la moda

Algunas respuestas sobre el retrato hay que buscarlas en el análisis de la moda. Siguiendo a Carmen Bernis podemos decir que el cuello de lechuguilla que luce el personaje corresponde a la década de los años 80 del siglo XVI: 

"Al mediar el siglo, las lechuguillas no rozaban las orejas. Hacia 1560 habían subido ya hasta tocarlas. En esta forma, subidas por detrás pero si sobrepasar las orejas se mantuvieron durante las décadas de los 60 y los 70. La siguiente modificación consistió en subirlos aún más por detrás, de modo que tapaban totalmente la nuca y rebasaban la altura del borde superior de las orejas que quedaban tapadas total o parcialmente. Esta modalidad se representa en los retratos fechados en los años 80. La fase final, los cuellos en forma de plato, se pueden documentar a partir de los 90". C. Bernis: "La moda en la España de Felipe II".


Tres ejemplos de obras fechadas en torno al 1585 con "lechuguilla alta". De Izquierda a derecha: Isabel Clara Eugenia del taller de Sánchez Coello (MNP) Catalina Micaela de Sánchez Coello (Hermitage) y Dama desconocida de Scipione Pulzone (MNP) 

A partir de haber situado la obra en mitad de la década de 1580, vamos a intentar relacionarla con los diferentes autores a quienes ha podido atribuirse.

El pintor Franz Pourbus


Nace en Amberes en 1569, hijo, nieto y sobrino de pintores, ejerce el oficio desde 1591 en la ciudad de Amberes. En 1598 se traslada a Bruselas donde va a trabajar para la corte de los archiduques que acaban de asumir el gobierno de los Países Bajos.


Los primeros retratos que Franz Porbus realiza de la entonces archiduquesa Isabel Clara Eugenia datan de 1599 cuando, tras el matrimonio con su primo Alberto, los archiduques se instalan en Bruselas. El pintor, que entra entonces a su servicio, retrata primero a la pareja con fondo oscuro y estilo sobrio, quizás como señal de luto por el reciente fallecimiento de Felipe II o bien por ser más acorde con la moda española;  y poco después realiza una nueva pareja con un estilo mas recargado y colorista. En ambos casos la moda que lucen los personajes es la propia de final de siglo.



Esta pareja de retratos de los archiduques forma parte del legado de Policarpo Sanz, 
Colección de pintura europea antigua del Museo Municipal de Vigo "Quiñones de León". 
El retrato de ella lleva una inscripción indicando que el autor lo realizó del natural: 
AUTOGRAPH. APUD PICTOREM CELEBREM F. PORBUS, AD VIVUM DEPICT 

Retratos de los archiduques en el Museo Groeninge de Brujas

El tiempo en que se realizan estos primeros retratos de la pareja, coincide prácticamente con el cambio de siglo, lo que nos lleva en principio a descartar que el retrato en óvalo que estamos analizando sea de Franz Pourbus, El Joven ya que como se ha dicho muestra la moda de los años 80 del siglo.

Por su parte Pieter Pourbus (abuelo de Franz) que también se mencionaba en la pregunta inicial como probable autor, igualmente habría que descartarlo, pues muere en 1584 sin haber salido de Flandes y por tanto no ha tenido ocasión de conocer a la infanta; lo mismo le ocurre a su hijo Franz Porbus El Viejo que muere antes que su padre, en 1581.


Sofonisba Anguissola

De origen italiano (Cremona), Sofonisba Anguissola llega a la corte española en 1559 como dama de la reina Isabel de Valois y se mantiene en ella hasta el año 1573, en que vuelve a Italia, a pesar de lo cual mantiene contactos esporádicos con personas de la corte española y realiza retratos de alguno de sus componentes en épocas posteriores. Durante el tiempo que está en España no firma sus obras y esa ha sido la causa principal de que sus obras se hayan atribuido a los mejores pintores contemporáneos a ella.

Si comparamos el retrato con el que realiza Sofonisba Anguissola de Isabel Clara Eugenia en 1599, que se encuentra en la embajada de París, las diferencias son notables, no solo por cuestiones de moda pues el cuello de lechuguilla que luce en el de París es más voluminoso pero no tapa las orejas, sino, sobre todo, por la dulzura del rostro de Isabel, al estilo “Anguissola” que parece reflejar el cariño que la pintora siente por la infanta de la que tanto se ocupó mientras estuvo en la corte española. Es una imagen muy alejada del rostro menos expresivo y algo abotargado del retrato del que hablamos. 

Isabel Clara Eugenia por Sofonisba Anguissola 1598-99

Creo que en la práctica no existe ningún tipo de coincidencia que pudiera llevar a pensar en la autoría de Sofonisba Anguissola de ese retrato ovalado.

Blas de Prado (c. 1545-1599) 

Alonso Sánchez Coello (c.1531-c.1588)

Blas de Prado es un pintor toledano, probablemente nacido en Camarena, que trabajó principalmente para la Catedral de Toledo y para el rey Felipe II. Consta que en 1583 se encontraba en Toledo trabajando en la realización de una serie de retratos de la familia real para decorar uno de los arcos triunfales con que la ciudad recibió las reliquias de Santa Leocadia.


Sanchez Coello, por su parte, originario de Benifairó (Valencia) se traslada por razones familiares a Lisboa donde se forma artísticamente protegido por Joao III quien le envía a Flandes a estudiar con Antonio Moro. Por mediación de la princesa Juana de Austria en 1555 de regreso en España, se convirtió en retratista de la familia real.

En mi opinión el retrato que analizamos guarda similitud con la grisalla de Isabel Clara Eugenia de cuerpo entero, de Blas de Prado  que se encuentra en el Museo de Santa Cruz de Toledo, fechado en 1583.

Este parecido nos lleva directamente a Alonso Sánchez Coello pues está documentado que él fue el autor de los retratos ("cabezas") que sirvieron de base a Blas de Prado para realizar ésta y otra grisalla de La emperatriz María que se encuentra en el mismo Museo y que fueron realizadas con ocasión del recibimiento de las reliquias de Santa Leocadia en Toledo (1587).

F. Pérez Sedano en Datos documentales inéditos para la historia del arte español de 1914, publica una Instrucción en la que se recogen las directrices de todo tipo que son dadas para el embellecimiento de la ciudad de Toledo con motivo de la solemne entrada en la ciudad de las reliquias de su patrona, Santa Leocadia. 
Uno de sus capítulos dice que se ha de realizar un pórtico con encuadramientos en los que figuren en un lado el retrato de la emperatriz María con su nieto el futuro Felipe III y en el otro el de la infanta doña Isabel,


           “…y para que sean más al natural se hagan pintar las cabezas en  Madrid
a  Alonso  Sanchez, pintor del rey nuestro señor, para que acá
Blas de Prado las imite en el arco”
 

La grisalla, que se ha conservado a pesar de formar parte de una arquitectura efímera no destinada a perdurar, refleja el mismo estilo del retrato que estamos analizando coincidiendo en el tiempo y la moda, y guarda también relación, dentro de la distancia, con el de la Infanta Isabel Clara Eugenia con Magdalena Ruiz (MNP), obra que en la actualidad es considerada del taller de Sánchez Coello, en la que la infanta sostiene, al igual que en la grisalla, un camafeo con el retrato de su padre. 



Por todo lo expuesto considero, con todas las cautelas debidas a la rapidez y a la falta de documentación del retrato que por fuerza solo permite realizar el análisis a través de un procedimiento visual, que el pintor que  más probabilidades tiene de ser el autor de la obra es Alonso Sánchez Coello, aunque también podría obra de su taller basada en un original suyo.

En todo caso, en el retrato de corte de la época que nos ocupa hay pocos cuadros que sean verdaderamente singulares pues cuando un retrato agradaba a su propietario encargaba copias del mismo para enviar a sus más directos familiares. Esto ocurría especialmente con los retratos de pequeño o mediano formato, por ser más fáciles de transportar. 


Un retrato oval de Isabel Clara Eugenia que figura como perteneciente a la colección del Duque del Infantado (Sevilla) muestra las mismas características: peinado, diadema, vestido, adornos de joyas incluyendo la gran perla, el zafiro y el rubí de gran tamaño y el collar de perlas de dos vueltas, aunque el retrato sevillano exhibe una mayor suavidad y dulzura en sus facciones. 




El pintor de corte -y tenemos muchos documentos que así lo constatan- tiene entre sus funciones no solo realizar los retratos originales que se le encarguen sino también hacer copias y no precisamente de obras propias, sino de otros. Esto ocurre en varias ocasiones con Sanchez Coello a quien encargan hacer copias de retratos realizados por otros pintores y particularmente de Sofonisba Anguissola

Ella, en cambio, al no ser pintora "de oficio" solamente realiza retratos del natural y nunca hace copias.

4 comentarios:

  1. Un trabajo tan extraordinario me lleva a preguntar ¿por qué falta la base documental en apreciaciones tan categóricas? Aunque puedo entenderlo. Gracias por compartir su erudición.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico artículo, como nos tienes acostumbrados. Te agradecería mucho que vieras el último post que tengo sobre un nuevo retrato del rey D. Sebastián, también relacionado con Sánchez Coello.
    http://pessoasenmadrid.blogspot.com.es/2013/05/nuevo-retrato-del-rey-d-sebastian.html
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Gran artículo, solo una apreciación. Los retratos de los archiduques Isabel Clara Eugenia y Alberto de Austria de Pourbus no pertenecen al Prado disperso, si no al Legado de Policarpo Sanz, colección de pintura europea antigua del museo municipal de Vigo "Quiñones de León"

    ResponderEliminar
  4. Te agradezco mucho la información, Beatriz, pues me ha dado la oportunidad de entrar el el Museo de Vigo y admirar la impresionante colección que legó Policarpo Sanz y que estudiaré con más detenimiento. ¡Un auténtico tesoro!
    Como sabes, el Museo del Prado, trató muy bien en tiempos del Director Sanchez Cantón a los museos provinciales gallegos depositando toda clase de obras antiguas y modernas y quizás esa percepción me indujo a tomar por depósito lo que no era.
    De nuevo, gracias por la colaboración.

    ResponderEliminar