miércoles, 10 de junio de 2015

EL MUSEO DEL PRADO Y PATRIMONIO NACIONAL "A cada uno lo suyo"

Desde hace tiempo se vienen oyendo los ecos de una discusión entre el Museo del Prado y Patrimonio Nacional en torno a ciertas obras de arte. El enfrentamiento parte de la reclamación realizada en 2014 por el presidente de Patrimonio Nacional, José Rodríguez-Spiteri Palazuelo, para que se proceda a la devolución de cuatro obras maestras depositadas en el museo desde 1936. La apertura del nuevo Museo de las Colecciones Reales el próximo año -con la presencia de estas obras de primera línea- garantizaría el efecto llamada necesario para justificar una nueva dotación museística de Patrimonio Nacional, que se viene a añadir a las diversas instituciones de las que dispone (Palacio Real, Conventos, Reales Sitios, etc.).   


Como es sabido el Museo del Prado depende del Ministerio de Educación y Cultura y Patrimonio Nacional de la Presidencia del Gobierno, lo que supone que cualquier controversia debería ser resuelta por el órgano superior (Presidencia), que fiel a sus principios ha dejado pasar el tiempo a ver si el problema se resolvía solo. Pero ciertas declaraciones recientes por parte del presidente de Patrimonio parecen haber puesto de nuevo el tema en la agenda y si hacemos caso de lo que afirman "altos cargos" del entorno del Presidente del Gobierno, parece que la balanza se va a inclinar del lado del Museo del Prado en lugar de buscar una solución de consenso que beneficie a ambas partes.


Las obras maestras en discusión son El jardín de las delicias y La mesa de los pecados capitales, de Hierónimus Bosch "El Bosco"El descendimiento de Rogier Van der Weyden y El Lavatorio de Jacopo Robusti "Tintoretto". Las cuatro se encuentran en el Museo del Prado desde 1936, año en que la Junta de Incautación, Protección y Conservación del Tesoro Artístico del Gobierno de la República ordenó que fueran trasladadas a la pinacoteca madrileña para su protección durante la Guerra Civil.

En 1943 un decreto estableció la figura del depósito temporal por la que se amplió la permanencia de las obras en el Museo, depósito que fue de nuevo revisado en 1998 a través de un Acta de regularización de Depósitos en la que se citan las cuatro obras mencionadas y se establece la obligación de renovarlo cada dos años. En contrapartida del Museo del Prado mantiene un depósito de veinticuatro obras para su exposición en los Reales Sitios, dependientes de Patrimonio 


La controversia ha pasado por diferentes fases. Un momento de crisis se produjo por la negativa de Patrimonio a colaborar con algunas obras que le fueron solicitadas por el Prado para la Exposición sobre Bernini (noviembre 2014), en la que se alegaron causas técnicas como excusa. En la actualidad las aguas parecían calmadas ya que otra obra de Patrimonio, El Calvario de Roger van der Weyden se muestra en la Exposición que el Prado está dedicando al maestro flamenco, si bien es cierto que la circunstancia de que el Prado haya efectuado su restauración en base a un acuerdo realizado hace cuatro años (costeado por la Fundación Iberdrola), resta voluntariedad a dicha presencia. Sobra decir que la obra estrella de esta Exposición es El Descendimiento, una de las obras de la polémica.

Obras depositadas por Patrimonio Nacional en el Museo del Prado

El selecto conjunto depositado por Patrimonio está formado por las cuatro obras maestras de la pintura mundial mencionadas:

P02823 El Jardín de las Delicias de El Bosco [1500 - 1505] Óleo sobre tabla y Grisalla.

El tríptico presenta tres escenas: en la tabla izquierda el Paraíso, en la derecha el Infierno y en la central un jardín de las delicias que da nombre al conjunto. En la parte exterior se representa el tercer día de la creación del Mundo, realizado en grisalla.

P02822 Mesa de los Pecados Capitales de El Bosco. Óleo sobre tabla 120 x150 cm.

La mesa se compone de cinco círculos, uno mayor en el centro y cuatro menores, situados uno en cada ángulo de la mesa. El círculo central se asemeja a un ojo, en cuya pupila podemos ver la figura de Cristo Varón de Dolores. Los cuatro pequeños muestran escenas del final de la vida: Muerte, Infierno, Juicio y Gloria. 

Estas dos obras del flamenco Hieronymus Bosch fueron adquiridas por Felipe II quien tenía gran afición por este pintor, y se encuentran expuestas habitualmente en la Sala 56a. Son seguramente dos de las piezas más originales del Museo del Prado.

P02825 Rogier van der Weyden, Descendimiento
204,5 cm x 261,5 cm. Antes de 1443 

Procedente de la Capilla de Nuestra Señora Extramuros de Lovaina (Bélgica), El Descendimiento fue adquirido por María de Hungría (hermana de Carlos V) para la capilla del Palacio de Binche, y enviado posteriormente a España para instalarse primero en la capilla de El Pardo, y finalmente en el Monasterio de El Escorial, donde permanece desde 1574 hasta 1936, momento en que se traslada al Museo del Prado, donde actualmente se expone, en la Sala C. Se da la circunstancia de que el Prado tiene dos magníficas copias de esta obra, una realizada por el Flamenco Michel Coxcie que curiosamente se encuentra depositada en el Monasterio de El Escorial (Patrimonio Nacional) y otra de autor anónimo.

P01893 Michiel Coxcie, Descendimiento (Copia de Rogier van der Weyden) Procedente de la Colección Real, Museo del Prado, depositado en El Escorial.

P01894 Anónimo Descendimiento
Se trata de una copia procedente del Convento Real de Santa María de los Ángeles, de franciscanas clarisas (donación de Leonor de Mascarenhas) y posteriormente del Museo de la Trinidad.

P02824  El lavatorio de Jacopo Robusti Tintoretto, 1548-1549

La obra El Lavatorio, que se expone en la Sala 25, perteneció a Carlos I de Inglaterra. Fue comprada a su muerte por don Luis de Haro, quien la regaló a Felipe IV que la destinó en 1656 a la Sacristía de El Escorial, donde permaneció hasta su traslado al Museo del Prado en 1936.

Obras depositadas por el Museo del Prado en instituciones de Patrimonio Nacional 

Además del Descendimiento de Michiel Coxcie, que hemos mencionado anteriormente, hay una serie de obras, algunas de ellas de gran importancia, depositadas por el Museo del Prado en diversas instituciones dependientes de Patrimonio Nacional y en especial en el Monasterio de El Escorial.

OBRAS DEPOSITADAS EN EL ESCORIAL

La Creación de Hieronymus van Aeken Bosch, El Bosco [P2053]  

El cambista y su mujer de Marinus Reymerswaele [P2102] (El Prado dispone de otra versión prácticamente igual del mismo autor)

 Retratos de las hijas de Felipe II, Isabel Clara Eugenia mostrando un medallón con la efigie de su padre [P0717]  y Catalina Micaela [P1040] siguiendo el modelo de Sofonisba Anguissola del Museo del Prado [P1139], ambas de Pantoja de la Cruz

Retrato de D.Juan de Austria con león.[P01148] Pantoja de la Cruz (atrib.)

Tiziano (taller) Descanso en la huida a Egipto [P0435]

Benito M. Agüero, Monasterio del Escorial [P0891] 

Benito M. Agüero, El Campillo, casa de los monjes de El Escorial [P0892]

OBRAS DEPOSITADAS EN OTROS SITIOS REALES

F. Snyders, Caza de ciervos [P1769] En el Palacio de Riofrío

L.M.Van Loo Felipe V e Isabel de Farnesio [P06148] en La Granja de San Ildefonso

A.R.MengsCarlos IV como Príncipe de Asturias [P2206A], copia del P02188 y M. Luisa de Parma [P2206B],copia del P02189, ambos en el Palacio de Aranjuez 

Además de las trece obras mostradas, si nos atenemos a la información del "Prado Disperso", Cuadros depositados en Madrid IV, publicado en el Boletín del Museo del Prado (1981), el Museo tiene depositadas otras siete obras (cinco retratos de distintos personajes  en el Palacio Real (P6143 a P6147) y dos escenas religiosas de V. Borrás y Marceliano Sta.María, P6149 y P6150 respectivamente, en el Palacio de Riofrío), resultando un total de veinte obras, a pesar de que los documentos hablan de veinticuatro. En el mismo Boletín mencionado se informa del traslado de una obra de Luca Giordano, el Martirio de San Lorenzo, desde el Escorial al Palacio de Pedralbes en Barcelona; es posible que haya podido haber otros cambios desde la fecha de la publicación de estos datos que no hayan sido actualizados.

Pese a que se trata de un número de obras importante, lo cierto es que no bastan para equilibrar la carencia de las las cuatro obras maestras que Patrimonio Nacional, con justo título, quiere recuperar como emblemas de su nuevo Museo.

La resolución del conflicto

En todo caso sería importante que se tratara de encontrar el equilibrio y la posible satisfacción de ambas partes y que no se produjera una resolución salomónica. Creo que hay propuestas sobre la mesa por parte de Patrimonio que, ante la evidencia de la negativa a su devolución, buscan fórmulas para  compartir "los tesoros", mientras que por parte del Prado, según los medios, se rechaza cualquier posibilidad de entendimiento, ¡ellos que hace poco pretendieron recuperar el Guernica! 

Es curioso que las opiniones publicadas de distintas figuras relacionadas con el mundo del arte sean absolutamente variadas, desde el apoyo incondicional a Patrimonio (Antonio López), pasando por posiciones intermedias (Rafael Canogar) hasta el total rechazo de la idea negando toda pretensión de Patrimonio (Fernando de Terán). Hay, finalmente, quien eleva el tiro llevando la cuestión a la discusión sobre la necesidad de un nuevo museo (Félix de Azúa), ¡demasiado tarde para plantearlo! 

Lo cierto es que muchos esperamos con interés la apertura de un Museo de las Colecciones Reales  que suponemos nos permitirá admirar obras de arte que en la actualidad se encuentran dispersas en palacios y conventos, cuando no almacenadas y fuera del alcance de estudiosos y aficionados. Habrá que confiar en su director José Luis Díez García y en su experiencia como ex-subdirector del Museo del Prado no solo para garantizar la idoneidad y el interés del proyecto expositivo, sino para que se facilite una información accesible de las obras, algo a lo que Patrimonio no nos tiene acostumbrados. 

Las obras mencionadas en los comentarios

PRESENTE en la EXPOSICIÓN
Retrato de  Isabel de Portugal, duquesa de Borgoña; Taller de Rogier van der Weyden
[Los Ángeles, The J. Paul Getty Museum] 

AUSENTE de la EXPOSICIÓN
Retrato de Felipe el Bueno, duque de Borgoña; Taller de Rogier van der Weyden
[Patrimonio Nacional]

16 de diciembre de 2015.- 
El Museo del Prado y Patrimonio Nacional han firmado un acuerdo que pone punto final al litigio por los cuadros propiedad de Patrimonio depositados en el Museo del Prado. El acuerdo regula el régimen de los depósitos recíprocos, manteniendo el Prado las cuatro obras que provenientes del Real Monasterio del Escorial se depositaron en dicho museo en 1936. En contrapartida (?) se mantienen en el Escorial de las siete obras que fueron depositadas en compensación por el Prado.

Para poder llegar a este acuerdo ha sido necesario el cese del anterior presidente de Patrimonio Nacional, José Rodríguez-Spiteri Palazuelo, que ha sido sustituido por  Alfredo Pérez de Armiñán quien ha firmado el "pacto" junto al Presidente del Real Patronato del Museo del Prado, José Pedro Pérez-Llorca.
“Las piezas son asuntos secundarios”. 
Alfredo Pérez de Armiñán a El Español (Entrevista de Peio S.Riaño - 3.11.2015)

9 comentarios:

  1. Pero creo, que lo cierto es que solo se pretende conseguir el Jardín de las Delicias, pues es la única obra que por si sola (al margen de la calidad enorme del resto) atraería de verdad a los turistas. Por eso no creo que se conformen con otros depósitos y sugiere la descabellada idea de rotar cada poco (un año o dos años ya es mucho) obras extraordinariamente delicadas que nunca salen del museo. Esto lo hace un exdiplomatico y no creo que encuentre el apoyo de ningún conservador. Así parece, que en todo este asunto no se pronuncia Jose Luis Diez, porque es un profesional del tema y porque parece que esta ocurrencia es más un tema de su jefe, que se comporta de la manera menos diplomática imaginable.
    Está claro que el problema del museo de CCRR no lo ha creado él, si no que surgió de una mala proyección de las necesidades, fortalezas y debilidades del futuro museo cuando se proyectó, pero a él le toca lidiar con ello y no creo que lo este haciendo de la manera adecuada. Lo que se entiende menos es la desaparición en combate de los responsables del Ministerio de Presidencia.
    Como tu decías se dañó la expo de Bernini y la de Weyden, se dejo el Calvario porque así estaría estipulado, pero esta expo tb. perdió el retrato de Felipe de Borgoña, porque al igual que a la expo de Velazquez en París se prestó un cuadro de Neri, descolgándolo de la exposición del retrato, lo mismo se podría haber hecho éste del taller de Weyden y que hubiera hecho compañía al de su mujer llegado de mucho más lejos. De hecho en principio este préstamo estaba aceptado y publicado en la página de Patrimonio Nacional y luego se retiró como si nunca hubiera existido, pero por suerte hay fuentes cache que permiten ver en el pasado de las páginas. Por otro lado después de que los prestamistas internacionales aceptaran la prolongación un mes más de prestamos complicadísimos, PN nacional negó la prolongación del préstamo del Calvario como publicó ABC.

    ResponderEliminar
  2. Hola de nuevo, Boro. Comparto tu reflexión sobre la poco diplomática gestión del conflicto alimentada por la demora en la toma de la decisión por quien corresponda. No conocía la petición del "Felipe el Bueno" de Patrimonio que hubiera hecho, sin duda, buena pareja a "Isabel de Portugal" en la exposición.
    En todo caso creo que sería necesario al menos un gesto en favor de Patrimonio que sirviera para evitar un encono innecesario de sus relaciones.

    ResponderEliminar
  3. En esta página que recoge versiones antiguas de páginas se puede ver como en junio de 2014 Patrimonio Nacional tenía entre su préstamos futuros para exposiciones el préstamo de esta obra al Prado, luego en Julio desaparece sorprendentemente. https://web.archive.org/web/20140617182426/http://www.patrimonionacional.es/colecciones-reales/obras-en-prestamo (ver marzo 2015).

    Creo que se podría jugar un poco con el tesoro del Delfín, que siempre queda un poco desconectado en el Prado y que por su ubicación es poco visitado y en el nuevo museo podría lucir mucho, aunque creo que el Prado también se negaría (de hecho este año hay programada una exposición de las obras sobre cristal de roca del conjunto) u otras obras menos simbólicas para el Prado. EL problema es que como digo creo Rodriguez Spiteri quiere lo que quiere, una obra que por si sola atraiga a las masas y esa tendría que ser o Las Meninas o El Jardín de las Delicias. Si decidieran ceder la mesa de los pecados capitales e incluso el Lavatorio, el museo no conseguiría su objetivo, porque a pesar de la calidad de las obras, no son hitos absolutos de atracción. De todos modos y al estilo de los hermanos Marx el Gobierno se pronuncia y dice que las obras de Patrimonio Nacional depositadas en el Museo del Prado se encuentran "perfectamente" integradas dentro de sus colecciones y "en un contexto ideal" para ser apreciadas convenientemente. Sin embargo, también confirma que ambas instituciones mantienen conversaciones sobre las obras depositadas con el objeto de planificar "debidamente" la ordenación del futuro Museo de las Colecciones Reales y "conciliar sus necesidades”. (comentario de Prometeo21 en el foro Urbanity.cc a partir de la noticia http://www.europapress.es/cultura/noticia-obras-patrimonio-estan-perfectamente-integradas-prado-20150519142509.html ). Vamos la parte contratante de la primera parte... El Presidente de PN cumple 70 en diciembre de este año, no tienen porque retirarle, pero tal vez el gobierno simplemente no le confirme la continuidad en vez de destituirle (PN no suele destituir a sus Presidentes, lo dejan ellos).
    Creo que en los fondos de PN aun tienen que existir joyas no descubiertas. Como comentas las escasa visibilidad de su fondos por la falta absoluta de bases de datos públicas sobre obras de arte hace que sean totalmente desconocidas para el gran público pero también para los profesionales de la H de A. Eso explica que hace nada se descubriera un gran Guido Reni que pasaba completamente desapercibido. Estaba en un despacho y era imposible conseguir una foto en color o en B/N de tamaño si quiera mediano. Como sea esperemos que se dejen de discusiones de patio de colegio y de lanzarse dardos en público.
    Un saludo y siento extenderme tanto siempre :(

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría pensar que es coincidencia, pero lo dudo. Rodríguez Spiteri ha decidido organizar su propia exposición sobre el Bosco en el Escorial, de una duración exagerada y negar así el préstamo de sus obras relacionadas con el holandés para la gran exposición del Prado del año que viene. Esto no solo perjudica al Prado, si esto continua mucho más tiempo, las fantásticas exposiciones que nos ofrecía PN, con multitud de obras del Prado, serán cada vez más pobres.
    Ahora hace una sobre el Seicento en las Colecciones Reales, una exposición que promete si conlleva como parece un estudio de las obras alamcenadas de ese periodo, pero cuanto tiempo seguirá realizando Patrimonio estas muestras autárquicas, negándonos a todos la posibilidad de ver exposiciones de mayor entidad y calidad. Una expo sobre el Seicento italiano en las "Colecciones Reales", en todas, en las obras del Prado, de PN y salidas fuera de España habría tenido mucha más entidad.
    http://www.patrimonionacional.es/noticias/detalle/8539

    ResponderEliminar
  5. Tengo la sensación de que a P.N. se le ha negado el pan y la sal y reacciona tirando por su camino.
    Aunque desde luego disponen de medios para poder realizar sus propios planes, no cabe duda que sería mejor para todos si las dos instituciones pudieran coordinarse.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. A que te refieres, con el pan y la sal? Es relacionado con las obras reclamadas o es otra cosa.
    Lo que no entiendo es en que informes que se basaría la necesidad de crear un nuevo museo, supuestamente para mostrar las maravillas ocultas de las Colecciones Reales, cuando parece que para atraer público al museo se necesitan desvestir otros y otros palacios, porque con tapices y carruajes no se puede.
    Tal vez el Prado debería ser más dialogante, pero creo que el problema es, que Rodríguez Spiteri (no PN) solo baraja un trato con las cuatro obras, sea cesión de una parte o sea cesiones temporales. Esto son disquisiciones mías clara porque saber poco. En otro país con el tiempo sabríamos los tejemanejes, aquí con ley de transparencia (inútil) o no, no nos enteraremos de nada.
    Saludos y buen verano (y fresco si lo consigues)

    ResponderEliminar
  7. La falta de una autoridad común que dirima estas cuestiones entre ambos hace que la decisión dependa de Presidencia y estamos viendo el resultado. Mi "sensación" es que P.N. ha ido rebajando sus (legítimas) exigencias, pero la otra parte no se ha movido. Pero bueno, solo es una sensación ya que como bien dices, aquí la transparencia brilla por su ausencia.

    ResponderEliminar
  8. Las exigencias son legítimas, al menos legalmente, desde el punto de vista de la utilidad y del servicio a los ciudadanos creo que las obras están mejor en el Prado. Lo que ocurre es que cada vez tengo más la sensación de que el Museo de las CCRR es como el aeropuerto de Ciudad Real (u otras infraestructuras de épocas de bonanza), innecesario, y se debe a las declaraciones del presidente de PN, minusvalorando las colecciones que posee y no a la realidad de la riqueza de las mismas, el problema es que no posee un icono con magnetismo suficiente para atraer a las masas de turistas, pero las colecciones son riquísimas, con algunas piezas de artes decorativas espectaculares.
    Bueno, a ver si alguna vez nos enteramos de como fueron esos tira y afloja durante las negociaciones.

    ResponderEliminar