jueves, 3 de noviembre de 2016

PINTORAS POR TRADICIÓN FAMILIAR (III) JOSEFA DE ÓBIDOS

Ésta es la tercera entrada de las dedicadas al grupo de mujeres pintoras que tienen en común  el hecho de tener un padre pintor que les ha enseñado el oficio y les ha dado el nombre. Las consecuencias de esta relación familiar no siempre son positivas para ellas ya que a menudo se produce confusión entre las obras de ambos y los críticos tienden por una parte a ignorar o minimizar las aportaciones de la hija a la obra del padre y por otra a magnificar las influencias del padre sobre la hija.

De entre las muchas pintoras en las que concurre la situación comentada, esta tercera entrada de PINTORAS POR TRADICIÓN FAMILIAR se va a ocupar de una pintora portuguesa: Josefa de Óbidos.

Josefa de Óbidos hija de Baltazar Gomes Figueira

Josefa de Ayala, (Sevilla 1630 - Óbidos 1684) conocida como Josefa de Óbidos es hija Baltazar Gomes Figueira, (Óbidos 1604-1674).

Josefa de Óbidos, Menino Jesús. Det.

Su padre, Baltazar, parte a los veintiún año hacia Andalucía a fin de prestar servicio militar en la guarnición de Santa María de Cádiz, dada la unión del ejército bajo el reinado de Felipe III (IV de España). Allí se casó con la noble sevillana Catalina de Ayala y Cabrera, pariente del pintor Bernabé de Ayala, quien le introduce en el aprendizaje de la pintura. Más tarde, en Sevilla recibió una esmerada educación artística en el taller de Herrera el Viejo, coincidiendo con Zurbarán, Juan del Castillo, Francisco Pacheco y otros pintores notables de su tiempo convirtiéndose en especialista en pintura de naturalezas muertas. 

Baltazar G.FigueiraNatureza morta com peixes, crustáceos, cebolas, laranjas e gato. 

Baltazar vuelve a Portugal en 1634, al servicio de la Casa de Braganza como pintor de paisajes, alegorías morales, meses y estaciones y naturalezas muertas, en las cortes de los reyes Juan IV y Alfonso VI. Su principal alumna y seguidora fue su hija Josefa, que desarrolla las influencias sevillanas que caracterizaron la pintura de su padre. 

Siendo niña Josefa, en 1644, fue internada como "doncella emancipada de sus padres" en el Convento de Santa Ana de Coimbra recibiendo una educación religiosa y artística, que influyó luego en su arte. Más tarde reside en la quinta «Capeleira», extramuros de Óbidos, dedicada a pintar y leer. De Óbidos tomará su nombre artístico aunque a veces firma con el apellido de su madre. 

Santa Maria Madalena, 1650, Museu Nacional Machado de Castro, Coimbra

No se casó nunca pero su trabajo como pintora le reportó una buena fortuna que le permitió vivir con comodidad e independencia. El reconocimiento de su importancia artística quedó acreditado con su incorporación a la Academia de Bellas Artes de Lisboa. Murió  el 22 de julio de 1684 a los 54 años; siendo sepultada en la Iglesia parroquial de San Pedro de Óbidos. 


Josefa de Óbidos. Anunciação


Admiradora de la santa de Ávila, pintó varias escenas de la vida de Santa Teresa que se encuentran en la Iglesia matriz de Cascais.
J.de Óbidos Sta. Teresa. Cascais

Josefa de Óbidos Casamento místico de Santa Catarina. Museu Nacional de Arte Antiga, Lisboa

Hay que esperar al siglo XIX, para oír hablar de ambos artistas. El romanticismo revalorizó las obras de Josefa y buena parte de la obra del padre se confundió con la de la hija. Investigaciones recientes, han llevado al reconocimiento y la diferenciación de la obra de uno y otra y a la consideración de la pintora como la gran artífice del barroco portugués.

Josefa de Óbidos Natureza Morta Museu de Santarém

Josefa de Óbidos, Cesta com cerejas, queijos e barros, 1670

Han llegado hasta nosotros más de cien obras suyas entre las que predominan los temas religiosos, fruto de su estancia en el convento. Durante mucho tiempo fue conocida casi exclusivamente por sus pinturas de naturaleza muerta, mientras hoy se la reconoce como una gran pintora por el conjunto de su obra y en especial por las singulares características de su pintura de carácter religioso.

En muchas de sus obras se nota una gran influencia de la pintura andaluza de la época y especialmente de Zurbarán, aunque transformada por su característico estilo personal. En los últimos años su obra se ha revalorizado considerablemente.

Josefa de Óbidos. Cordero Pascual. Museo de Évora



OTRAS PINTORAS POR TRADICIÓN FAMILIAR


2 comentarios:

  1. Hola Concha. Había oído hablar mucho de Josefa de Óbidos en Portugal pero ahora ya conozco muy bien su vida y obra gracias a ti e incluso comprendo porqué en mi familia política llaman cariñosamente a la tía Josefa, soltera, Josefa de Óbidos!!!
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Antonio! Me alegra saber de ti! Me cae muy bien esta pintora, me gusta su naturalidad y su ingenuidad. Creo que, como a otras muchas, aunque tarde, les va llegando el conocimiento y el reconocimiento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar