sábado, 14 de septiembre de 2019

NO ES DE SOFONISBA TODO LO QUE SE DICE

Desposorios de Santa Catalina. Detalle. Comercio

El legítimo proceso de recuperación de obras de la genial pintora italiana Sofonisba Anguissola (Cremona 1532 - Palermo 1624) al que llevamos asistiendo en las últimas décadas ha adquirido tal incidencia que corre el riesgo de morir de éxito. La búsqueda incesante de sus pinturas que realizan aficionados y especialistas se ve coronada en alguna ocasión con aciertos notables pero está plagada de tentativas infructuosas que no siempre culminan con el obligado descarte.

Pueden citarse ejemplos de identificación de obras de la pintora que han sido ampliamente aceptados por reunir todas las condiciones, tanto estilísticas como documentales, necesarias para su atribución. Entre ellos y aun remontándonos en el tiempo, se encuentran los retratos que conserva el Museo del Prado de Felipe II [P01036] y sus mujeres Isabel de Valois [P01031] y Ana de Austria [P01284] que no hace tanto tiempo se consideraban de Alonso Sanchez Coello. Confiamos en que las especialistas del Museo aprovechen la ocasión que les brinda la preparación de la Exposición que sobre la pintora se va a celebrar en octubre, para rematar la labor de reconocimiento comenzada e incorporar al catálogo de la pintora las otras dos obras que posee el Museo, los retratos de las hijas de Felipe II, Catalina Micaela [P01139] e Isabel Clara Eugenia [P06184], este último habitualmente ubicado en la Embajada española en París. 

Isabel Clara Eugenia MNP (detalle)                                  Catalina Micaela MNP 

No hay que olvidar el interesante descubrimiento que supuso la incorporación a la Colección del magnífico retrato del poeta de Cremona, Giovanni Battista Casselli [P08110] realizado por la pintora antes de su venida a España que constituye un extraordinario contrapunto a los retratos de corte existentes en el Museo.
Sofonisba Anguissola. Retrato del poeta Caselli MNP

También cabe señalar por su importancia la reatribución realizada en su día por el especialista siciliano Alfio Nicotra, de la Virgen de Itria de la Iglesia de la Annunziata de Paternò (Sicilia), corroborada por documentos fehacientes relativos a su donación existentes en el Archivo de Estado de Catania, éxito de atribución que, como ya señalé en otra ocasión, animó al especialista a una búsqueda infatigable por toda Italia de obras atribuibles a la pintora con diferentes resultados, que en ningún caso gozan de la fiabilidad del primer hallazgo.

La última atribución

Sirva esta introducción para abordar el caso de la última obra por el momento atribuida a Sofonisba Anguissola procedente de una subastase trata de una pintura de carácter religioso, un ámbito en el que, como sabemos, la pintora no se prodiga, probablemente por no constituir su especialidad. Hay que señalar que la asignación de la obra a la pintora no constaba en el anuncio inicial de la subasta sino que se produjo a posteriori. 

La revista ARS Magazine informa que el 25 de junio pasado fue vendida en la sala de subastas Goya un lienzo que se decía de "Escuela española del siglo XVII" con el título "Desposorios de Santa Catalina" sin apenas más información que el material utilizado para su realización "Óleo sobre lienzo" y sus medidas, "94 x 70 cm."
Desposorios de Santa Catalina. Comercio

A pesar de la escasez de información de esa  primera clasificación realizada por la subastadora, la obra, que se ofrecía por 3.000 euros, finalmente se remató en 23.000; la revista informa que la razón de esta elevación es la de haberse demostrado que se trataba de una obra "original" de Sofonisba Anguissola. El artículo añade: "esta afirmación encuentra su respaldo tanto en el estilo y detalles de los personajes, como en la firma que presenta el lienzo en el margen izquierdo con las iniciales: «S.L.A.», que alude lógicamente a Sofonisba Lomellini Anguissola."

Imagen antes y después de la restauración en la que han aparecido las iniciales mencionadas en la piedra que sirve de asiento a la Virgen.

Todas estas apreciaciones, incluida la clasificación inicial, requieren un análisis más detenido.

Si observamos con atención la obra, la primera mirada no habla en absoluto de Escuela española sino más bien de Escuela italiana y sus características llevan mas al final del siglo XVI que al XVII. En relación con la supuesta firma "S L A", que se aduce como principal prueba de autoría, conviene señalar que no se conoce ninguna obra de la pintora cremonesa que firme con iniciales, mientras que a menudo encontramos su firma completa con su nombre y, a partir de su segundo matrimonio con el marino genovés, con su apellido de casada: Sofonisba Lomellina. En las obras que pintó en Génova en esta misma época que se encuentran firmadas podemos constatar la presencia de su nombre completo: 

- La Virgen que amamanta al niño del Museo de Budapest, relacionada con una obra de Luca Cambiaso. Inscripción: "...onisba Lomelina Anguissola p.1588"

- El Retrato de Isabel de Valois pintado hacia 1590, del Kunstorisches Museum, Gemäldegalerie. Viena. Inscripción: Sofonisba Lomellina Anguissola P, 

- La Sagrada Familia con santa Ana y  san Juanito del Lowe Art Museum. Coral Gables.
Inscripción: "Sofonisba Lomellino et Anguissola pinsit 1592"

A partir de la posibilidad de que se trate de una obra italiana, la investigación me llevó hasta el genovés Luca Cambiaso (Moneglia, 1527 - El Escorial, 1585) que realiza hacia 1570 una obra que representa una escena idéntica a la pintura subastada, con el título Matrimonio místico de Catalina de Alejandría, que se encuentra en el Palazzo dell'Opera Pia Causa en Génova.
Luca Cambiaso. Matrimonio Místico de Catalina de Alejandría 1570c
Palazzo dell'Opera Pia Causa. Génova

La pintura de Luca Cambiaso perteneció al marqués Francesco Causa, quien la donó junto con el resto de su colección a la comunidad para el cuidado de los pobres. El lienzo permaneció en el Palazzo dell'Opera Pia Causa, en mal estado, hasta que en 2010 fue restaurada y presentada al público en la Academia de Bellas Artes genovesa.

Las dos obras representan de modo idéntico el Matrimonio místico de Catalina de Alejandría con la virgen a la izquierda, con un rostro que resulta conocido por tratarse de una figura característica que aparece en diversas obras de Cambiaso; Santa Ana al fondo y la clásica representación de santa Catalina con la rueda dentada y la palma del martirio. Aunque  la principal singularidad de la obra es la de presentar por primera vez a Jesús como un joven con gran parecido a su madre. Es probable que ambas figuras, la madre y el hijo, formaran parte del círculo familiar del artista.

A pesar de la exactitud de la coincidencia figurativa y temática con la obra ahora subastada, la diferencia fundamental es que duplica su tamaño, pasando de los 94 x 70 cm. a los 180 cm x 146 de la genovesa. Esto nos llevaría más bien a pensar que podríamos estar ante una réplica realizada por el propio pintor para atender algún encargo privado, práctica que conocemos que realiza con varias de sus obras. 

En concreto una de las más famosas obras de CambiasoCristo delante de Caifás, de la colección de la Academia Ligústica que representa el más importante "notturno" del Cinquecento, iluminada solamente por la luz de una vela, también tiene una réplica que  fue encontrada por la historiadora del arte Tizziana Zennaro en una colección privada. Ambas obras fueron presentadas al público en 2018 por expertos de la Universidad de Génova.
Luca Cambiaso. Cristo davanti a Caifa. 1570
Izq.Museo Plzo.Bianco. Der. Museo de L'Accademia Ligustica. Génova

En todo caso a pesar de que alguna de las obras de carácter religioso de la pintora realizadas en esta época se han puesto en comparación con las de su colega y amigo Luca Cambiaso,  el hecho de que la obra subastada presente idénticas características nos haría descartar la posibilidad de que pudiera tratarse de una obra realizada por Sofonisba Anguissola ya que no existe precedente en su amplia obra de haber realizado ninguna copia exacta de una obra de un colega. Por el contrario son muchas las obras de Sofonisba que han sido copiadas por pintores de primera línea.

Es de sobra conocida la relación de Sofonisba con los pintores genoveses de la época. Recordemos que la pintora se instala en Génova en 1580 y allí se relaciona con el ambiente artístico del momento. Los pintores Luca Cambiaso y Bernardo Castelo integraron su círculo más cercano con los que estableció relaciones profesionales, personales y familiares, como el madrinazgo de hijos o nietos de sus amigos que no dejan lugar a dudas sobre la amistad que les une. A ella le precedía su fama conquistada nada menos que al servicio del rey de España y cuando se instala en Génova con su segundo marido, Orazio Lomellino, volverá a recuperar una vida social y artística al más alto nivel, dadas sus relaciones con la cercana corte saboyana, donde la joven duquesa, Caterina Micaela de Austria, su antigua alumna en España, vuelve a requerir sus servicios.

En esta etapa genovesa, la pintora realiza la mayor parte de sus escasas obras religiosas, ámbito en el que no hace falta decir que no está a la altura de su faceta como retratista. (Ver en este blog Pinturas de devoción de Sofonisba Anguissola). Las obras que lleva a cabo en este periodo evidencian su relación con los pintores mencionados pero nunca realiza copias exactas sino una interpretación personal. Un ejemplo relacionado con una obra de Luca Cambiaso nos puede dar la medida de esta influencia. 

Inspirada por la famosa Madonna de la Candela de Cambiaso, Sofonisba pinta su Sagrada Familia con Santa Ana y San Juanito, en la que encontramos los mismos personajes y algunos elementos comunes pero tratados de forma diversa.

  A la izquierda la Madonna della Candela de Luca Cambiaso. Palazzo Bianco. Génova.
Ala derecha Sacra Famiglia con Sta. Ana y San Giovanino, de Sofonisba. Lowe Art Museum

Existe constancia de que Sofonisba Anguissola pintó en 1587 un Matrimonio místico de Santa Catalina que es descrito en la obra Notizie pittoriche cremonesi raccolte da Federico Sacchi.
Detalle de la p.19 de Notizie pittoriche cremonesi raccolte da Federico Sacchi (1872).

La obra descrita, que hoy se encuentra en paradero desconocido, pertenecía en la fecha de la publicación (1872) a la Colección Pembroke en Inglaterra. En ella se describe la escena con una diferencia fundamental respecto a la reciente atribución, ya que  se trata de una "composición de cinco figuras" en la que aparece San José. El registro de la firma abunda sobre lo dicho anteriormente de que no se conoce obra de la pintora que aparezca firmada por iniciales. 

Como curiosidad señalar que en la misma publicación mencionada, que trata ampliamente las obras de Sofonisba Anguissola, tambien figura la obra Ritratto del poeta Pietro Leone Casella de la misma pintora, que hemos mencionado anteriormente, adquirido por el Museo del Prado en 2012 en un proceso de similares características al actual, ya que salió a subasta como obra anónima y fue adquirida por la galería Caylus, que la identificó gracias a la existencia de una amplia documentación que la mencionaba y la restauró para posteriormente venderla al Museo del Prado. 

CONCLUSIÓN

Toda la información que antecede nos lleva a concluir que la pintura recientemente subastada (25.6.2019 Goya Subastas) con el título Desposorios de Santa Catalina es una obra de Escuela Italiana del último cuarto del siglo XVI. Se trata de una réplica exacta aunque en menor tamaño de la obra del genovés Luca Cambiaso titulada Matrimonio místico de Catalina de Alejandría (h.1570) del Palazzo dell'Opera Pia Causa en Génova, restaurada en 2010 y expuesta al público en el Museo de la Academia de Bellas Artes de Génova y que pudiera haber sido realizada por el propio Luca Cambiaso como un modellino, en fecha cercana a la obra original. 

La figura de la mujer que en esta obra representa a la Virgen aparece en muchas de las obras de Cambiaso hasta el punto que se ha llegado a considerar la posibilidad de que se tratara de un retrato de su cuñada que tras la muerte de su esposa convivió con él a pesar de no haber conseguido la autorización eclesiástica para poder casarse con su cuñada. Con ella tuvo un hijo que bien pudiera ser el retratado como Jesús que, además de guardar un gran parecido con su madre, es inusualmente mayor, frente al que se suele representar pequeño y regosdete de menor edad. 

La posibilidad de que la pintora Sofonisba Anguissola pudiera realizar una copia tan exacta y con tal fidelidad a los modelos tan ligadosos al entorno familiar del pintor original sería impensable dada la trayectoria de la pintora, famosa sobre todo por pintar sus obras del natural. 

Comparación de ambas obras

No hay comentarios:

Publicar un comentario